Con su esposo José Luis en riesgo de muerte por el Covid-19, Paulina Jácome sólo pide que las autoridades poblanas evalúen la posibilidad experimental del trasplante de plasma que también daría esperanza a otros pacientes y sus familias.

El padre de familia, de 49 años y antecedentes de hipertensión, se encuentra en estado crítico según los doctores del Hospital General de Cholula y ella espera que se considere la opción para él y otras personas a futuro.

En el Hospital San José, del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM),  los científicos ya evalúan un proyecto para utilizar tejidos de personas que se contagiaron y superaron la enfermedad, refirió.

También en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) han planteado la posibilidad de utilizar el trasplante de plasma como una forma de combatir el aumento de contagios.

Entre el personal del nosocomio de Cholula donde su esposo lleva más de 20 días internado, la respuesta para Jácome ha sido que no se cuenta con la tecnología necesaria. 

Aunque reconoce los esfuerzos del personal médico para atender la contingencia sanitaria, lamenta que no se evalúen más opciones para los pacientes

"Yo entiendo que esto es nuevo, pero es también una esperanza. El cuadro de mi esposo ya es grave, él entró con un cuadro grave y yo sé que ahí adentro están haciendo un super trabajo.

"Es muy ilógico que en un hospital donde concentran a todos los que tienen neumonía y  síntomas de Covid,  que no tengan una herramienta que podría ayudar. Nada más los concentran y los tratan de estabilizar", dijo en entrevista.

En el caso de su esposo, explicó Jácome, llegó al General de Cholula por la gravedad de sus síntomas, aunque tiene acceso al IMSS.

Los directivos del nosocomio de la Secretaría de Salud estatal tampoco ven viable un traslado a la otra institución que evalúa la opción del trasplante.

Junto con la familiar de otro paciente crítico en el General de Cholula, Jácome inició ayer una recolección de firmas en la plataforma de Change.org que busca que el gobierno estatal evalúe la opción del plasma.

Hasta esta tarde habían juntado más de 3 mil 600 solicitudes y prevén entregar una petición formal al gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta.