La batalla legal entre Johnny Depp y Amber Heard sigue en proceso; después de que la actriz asegurara en 2018 que había sido víctima de violencia física y verbal durante su matrimonio, ahora es ella quien podría ir a prisión.

Según el International Business Times, Heard podría enfrentarse a una pena de hasta tres años de prisión por falsificar pruebas contra el actor; la intérprete afirmó que tenía moretones en los ojos la noche antes de aparecer en The Late Show con James Corden en 2015.

Sin embargo, la estilista de Amber, Samantha McMillen, declaró que la actriz no tenía ninguna lesión: “Durante el día 16 de diciembre de 2015 pude ver claramente que Amber Heard no tenía marcas visibles, contusiones, cortes o lesiones en la cara o cualquier otra parte de su cuerpo".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida por Amber Heard (@amberheard) el

El Código Penal de California declaró que es ilegal alterar, modificar, plantar, colocar, ocultar, fabricar o mover cualquier prueba física con la intención de hacer que alguien sea acusado de un delito: “El ofrecimiento y preparación de pruebas falsas se consideran delitos graves y conllevan una pena máxima de hasta tres años", señala la publicación.

Por otro lado, Johnny Depp asegura haber escuchado que su exmujer se había "pintado moretones" para conseguir una orden de alejamiento; ambos comenzaron el proceso de divorcio en agosto de 2016, en enero de 2017 finalizó el trámite.

Sin embargo, en diciembre de 2018, Heard escribió un artículo de opinión para el Washington Post donde habló del supuesto maltrato que sufrió durante su relación con Depp.

Poco después el actor presentó una demanda por difamación de 50 millones de dólares contra ella.