El secretario de Seguridad Pública Estatal, Raciel López Salazar, informó que la prueba de Covid-19 realizada por el Laboratorio Estatal de Salud al ex diputado Eukid Castañón Herrera, preso en el Cereso de San Miguel por extorsión, dio negativo además de que aseguró que ningún otro interno está entre los casos sospechosos de este virus.

En rueda de prensa el funcionario estatal confirmó que se aplicó la prueba al ex diputado y operador morenovallista que tal y como se dio a conocer ayer, sin embargo aseguró que el resultado de la prueba epidemiológica arrojó un resultado negativo, además de que no hay ningún otro caso sospechoso.

"Con respecto a este caso de esta persona privada de su libertad tiene padecimientos médicos de varios años y había una sospecha de que pudiese haber sido contagiado por el virus (...) le tomaron una muestra y el resultado fue negativo, no tenemos ningún caso sospechoso ni confirmado en el penal de San Miguel de contagio del Covid-19", señaló Raciel López.

Por su parte el gobernador Miguel Barbosa Huerta aseguró que por parte del gobierno del estado no se realizó la filtración de que el Eukid Castañón presentará síntomas y hubiera sido sometido a una prueba de Covid-19, por lo que señaló que dicha información provino de particulares, incluso acusó a sus abogados.

Asimismo señaló que en caso de que hubiera salido positivo su resultado tampoco habría garantizado su libertad pues por parte del sistema penitenciario se habría tomado todas las medidas necesarias para trasladarlo a un hospital y darle el tratamiento adecuado, todo bajo la seguridad correspondiente para una persona privada de su libertad.

"El sistema penitenciario poblano tendrá todas las precauciones para garantizar su atención médica, inclusive su excarcelación, para llevarlo a un hospital pero no en esa marrullería de que me declaro enfermo para estar detenido en un hospital, en este gobierno no ocurren esas cosas", señaló Miguel Barbosa.

Hay que recordar que tras practicarle la prueba Eukid Castañón estuvo aislado en el área de visita íntima del Cereso de San Miguel, según confirmaron fuentes policiales al interior del penal, las cuales indicaron que habría sido el propio quién se encargó de solicitar la prueba ante malestares como gripa, tos y fiebre.