El pasado 28 de marzo el gobernador del estado de Hidalgo, Omar Fayad, confirmó haber dado positivo a la prueba de Covid-19; por lo que se sometió a una rigurosa cuarentena bajo supervisión médica.

De inmediato surgieron cuestionamientos en torno la situación de su esposa Victoria Ruffo y sus hijos, Vicky y Anuar, de quienes habló en una entrevista; donde aseguró que todo se encuentra bajo control y que incluso, planteó un protocolo con su familia por cualquier cosa que pudiera surgir.

“Yo habré de seguir el protocolo, ya le dije a mi familia que no se preocupe, a mi esposa, a mis hijos ya les dije que no los voy a poder abrazar, no los voy a poder ver, eso es lo que más duele en un momento como este del aislamiento, pero es por su bien, por el mío y por el de todos…”, dijo en entrevista telefónica para Milenio Televisión.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Familia! Feliz Navidad

Una publicación compartida por Victoria Ruffo (@victoriaruffo) el

“Hemos decidido familiarmente hacer tres protocolos, uno de aquí a 48 horas para ver si no empeora mi circunstancia y si requeriría yo hospitalización. Haré otro protocolo por si tengo que salir del aislamiento e ir a una institución, ya sea al hospital inflable que es donde seguramente me trasladarían, o en su caso dependiendo al (hospital) General, un protocolo que sepa que hacer la familia en caso de que tuviera yo deficiencia respiratoria y me tuvieran que entubar, espero no llegar a nada de eso, yo estoy muy positivo, pensando en positivo…”.

A lo largo de la entrevista, Omar Fayad dio detalles sobre los primeros síntomas que padeció: “El primer síntoma que sentí fue un ardor de ojos… y después del ardor de ojos me vino como si estuvieras un poco mal del estómago… será muy importante que yo permanezca totalmente aislado…”, dijo en la entrevista, donde mencionó que seguirá trabajando desde casa.