El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que “se está avizorando” una crisis económica por la epidemia de coronavirus  y por la caída en los precios del petróleo.

En el municipio de Yogana, Oaxaca, el titular del Ejecutivo concluyó su gira de fin de semana con la supervisión del tramo carretero Larga-Ventanilla, con la que se espera comunicar a Oaxaca con Puerto Escondido y la costa del Pacífico.

Ante pobladores, trabajadores de la construcción, funcionarios de los gobiernos federal y estatal, el presidente celebró la pavimentación de caminos y adelantó que se terminarán las dos carreteras que habían quedado inconclusas: la de Oaxaca a Tehuantepec y de Oaxaca a Puerto Escondido, que está presupuestado, serán inauguradas el 21 de marzo de 2022.

Sin embargo, López Obrador no quiso adelantar la ampliación de la carretera de Oaxaca a Tuxtepec, pues eso dependerá de las posibilidades económicas.

“Si nos va mejor, si no nos pega mucho la crisis económica que se está avizorando y sintiendo ya por el coronavirus, por la caída en el precio del petróleo, si atemperamos esa crisis, pues nos quedaría pendiente la ampliación de la carretera”, señaló.

Y añadió: “Pero no me atrevo a decir que la vamos a ampliar, vamos a ver primero cómo nos va, al enfrentar la crisis económica que se avecina, pero sí vamos a terminar lo que ya se inició y a lo que nos hemos comprometido”.