El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta rechazó que planee asumir por la fuerza la seguridad en la capital del estado, pero indicó que sí lo intentará mediante los procedimientos que establezca la Constitución.

 “Qué esté tranquila la presidenta municipal”, comentó el mandatario, al referir que el gobierno capitalino mal interpretó la concentración de policías que su administración llevó a cabo la madrugada de este lunes, pues  tuvo como fin realizar un operativo en el penal de San Miguel.

 El mandatario indicó que su gobierno no ha sido notificado oficialmente por el ayuntamiento de la demanda de controversia constitucional que presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para evitar actos de la administración estatal en el ámbito municipal.

Gobierno no ha sido notificado de la demanda de controversia

 En conferencia de prensa, el mandatario explicó que la concentración de policías estatales que se realizó la madrugada de este lunes en la explanada del Estadio Cuauhtémoc fue para realizar un operativo en el penal de San Miguel, que se encuentra en la capital del estado.

Rechazó que vaya a intentar asumir con la fuerza pública la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la capital, como se especuló.

Se refirió a un video que funcionarios municipales difundieron este domingo, en el que advertían que no permitiría que la comuna fuera doblegada por la fuerza.

“… sacaron videos, lloraron. . . ¡qué bárbaros¡ Y promovieron su controversia constitucional que, por cierto, no tiene trámite todavía; nosotros no vamos a llegar a eso”, comentó, al insistir en que no planea asumir por la fuerza el control de la Policía Municipal.

 Barbosa insistió en que su gobierno no ha sido notificado de la demanda de Controversia Constitucional pero contestará cuando sea informado de forma oficial.

 Se desmanteló centro de mando en San Miguel

Sobre el operativo, comentó que desde la semana pasada fue reubicado al penal de Tepexi de Rodríguez un delincuente conocido como “El Cachibombo”, pues se encontraba en el penal de San Miguel y tenía el control de un grupo delincuencial dentro del inmueble.

El gobernador indicó que en la revisión al inmueble se encontró droga, armas falsas, teléfonos celulares y equipos electrónicos, pero no ubicaron zonas de “alto confort” para delincuentes, como se pensaba.

 “Todo ello fue para romper la cadena de mando criminal allá en San Miguel. Este señor era de los líderes criminales en Puebla, en el reclusorio era el –El Cachibombo- el que cobraba todos los favores, toda la relación y el ingreso de droga y teléfonos”, comentó.