Diputados reprobaron el órgano interno de control que el gobernador Miguel Barbosa Huerta pretende imponer a la BUAP y advirtieron que se trata de un nuevo intento por someter a la institución.

Los legisladores de Morena y PES por su parte aplaudieron la iniciativa anunciada el martes por el mandatario y negaron que se violente la autonomía de la universidad.

El panista Oswaldo Jiménez López denunció en entrevista que el gobernador busca controlar a como dé lugar a la máxima casa de estudios por conflictos personales con el rector Alfonso Esparza Ortiz.

En entrevista aseveró que el nuevo órgano es un nuevo golpe a la autonomía de la BUAP luego de que fracasó la revisión preventiva que se quiso practicar por medio de la Auditoría Superior del Estado (ASE).


Aplauden iniciativa

El diputado Gabriel Biestro Medinilla (de Morena), aplaudió la propuesta al afirmar que “fortalecerá” la transparencia en el ejercicio de recursos públicos y la autonomía de la institución.

El también presidente del Poder Legislativo negó que el órgano de control represente “algo malo” y, por el contrario, sostuvo que dará mayor “certeza” a la población sobre el funcionamiento de la universidad.

Si bien admitió que se desconoce la iniciativa, opinó que la nueva figura es “necesaria” y dio por hecho su aprobación en el Congreso del estado.

Nora Yéssica Merino Escamilla (del PES), descartó que se convoque al rector Alfonso Esparza Ortiz a la discusión del proyecto de ley, con el argumento de que “no se puede llamar a poner las reglas a quien se va a auditar”.

Aunque negó que la reforma sea “personal” contra el rector, le exigió que acepte el órgano de control y coopere en la fiscalización.