La economía del país no creció en 2019 porque la actividad industrial, que es casi un tercio de la producción nacional, reportó una caída anual acumulada de 1.8%, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía ( Inegi).

Fue el peor retroceso en 10 años para la actividad industrial y estuvo provocada por la contracción de la producción petrolera y de la construcción, así como por el debilitamiento de la manufactura.

“La actividad industrial representa casi una tercera parte de la producción nacional, por lo que su caída explica, en buena medida, por qué no creció la economía el año pasado”, comentó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico IDIC, según una nota del diario El Universal.

Agregó que “la industria mexicana lleva un año y medio con una tendencia recesiva que confirmó la contracción de 2019, pero lo más preocupante es que en los primeros meses de este año esa situación recesiva se va a mantener, es decir, no hemos tocado fondo.

“Esto se debe a que en los últimos tres meses se han registrado caídas sobre caídas, es decir, en octubre, noviembre y diciembre del año pasado la producción industrial disminuyó, a pesar de que desde octubre de 2018 el indicador viene retrocediendo”, afirmó.

Esto muestra que en tanto no se reactive la inversión en construcción y en otros rubros de las manufacturas, “el sector todavía no tocará fondo”, alertó De la Cruz.

De las cuatro grandes actividades que comprende la industria, dos reportaron importantes retrocesos: la minera cayó 5.1% a tasa anual, producto de la contracción de 6.7% en la extracción de petróleo y gas, con lo que acumula 15 años a la baja.