Sin revelar los nombres de proveedores y los montos de inversión, la Secretaría de Movilidad del ayuntamiento de Puebla presentó este jueves a regidores su informe sobre la colocación de bolardos.

El reporte fue solicitado para determinar si esas estructuras se quedan en las calles de la capital o se retiran.

Los regidores han criticado que la titular de la secretaría, Alejandra Rubio Acle, no ha transparentado el monto real de recursos que se destinaron a la adquisición de los bolardos, los estudios técnicos que justifican su colocación, ni el nombre de los proveedores.

Acusan falta de información

En la reunión que se llevó a cabo este jueves, la regidora panista Luz del Carmen Rosillo Martínez reclamó a Rubio Acle que en su informe no hiciera referencia a los estudios técnicos que su dependencia mandó a elaborar y que justificarían la colocación de los bolardos, pese a que estos fueron cuestionados “por la prensa”.

Según difundieron medios de comunicación, la secretaría sí contrató estudios de movilidad con la empresa Autotraffic –que en los gobiernos panistas operó las fotomultas–  por 3.8 millones de pesos, pero el tema no fue tocado por la funcionaria.

Por otra parte, Rosillo criticó que el informe no contenga opiniones técnicas de terceros y solo incluya las de la dependencia, pues resaltó que ese aspecto es relevante para tomar una decisión sobre si los bolardos deben dejarse o no en las calles.

Como ejemplo, mencionó que hoy en día no se sabe si las estructuras entorpecen no solo el paso de vehículos particulares, sino también los que atienden emergencias como las ambulancias, patrullas o de bomberos.

Va auditoría a proyecto

El informe tampoco contiene información sobre si la obra fue supervisada por la Contraloría, continuó la regidora, al señalar que ante esa falta de información el miércoles hubo una reunión con el contralor José María Sánchez Carmona, en la que se acordó una auditoría al proyecto.

La panista también reclamó que no se presentó información técnica sobre el tipo de material que rodea a los bolardos y si este sufrió afectaciones, como el concreto hidráulico, asfalto o adocreto.

La regidora indicó que sus compañeros del Cabildo no están en contra de los bolardos, pero insistió en que el objetivo del reporte era contar con datos técnicos para decidir sobre su permanencia.

Fueron colocados para salvar vidas, defiende Rubio

Al presentar su informe, la secretaria hizo énfasis en que los bolardos son estructuras que obligan a los automovilistas a reducir su velocidad para que puedan ver a los peatones en cruces que se consideran peligrosos y así evitar atropellamientos.

Detalló que se ganan espacios para los transeúntes, quienes son los más vulnerables en las calles, pues cuentan con una superficie más amplia ya sea para atravesar las calles o para abordar el transporte público.

Por otra parte, comentó que con la reducción de velocidad de los automóviles, también se reducirán las emisiones contaminantes.

En su exposición, la funcionaria refirió que se realizaron estudios técnicos tomando en cuenta el número de accidentes viales y de fallecimientos, además de que se contó con la opinión de miembros del Instituto de Políticas de Transporte.

En su informe, la secretaria dio a conocer las inversiones que se realizaron en 11 intersecciones, en adecuación de banquetas, maceteros, arreglo de guarniciones, adecuación de áreas para bicicletas, las cuales sumaron 4.5 millones de pesos.

El reporte también contempló las inversiones en bolardos y maceteros que fueron colocados sólo en zonas como La Paz y en el cruce de la Fiscalía General del Estado, las cuales sumaron 8.6 millones de pesos y los contratos estuvieron a cargo de la empresa Jumbo S.A. de C.V.