En medio de acusaciones por una presunta “votación amañada”, la mayoría de los regidores de la capital de Puebla rechazaron el retiro de los bolardos colocados en el Centro Histórico y suspendieron la instalación de más estructuras hasta que se presente un estudio técnico en los próximos 20 días hábiles.

La fracción panista, así como las regidoras Rosa Márquez Cabrera, de Morena, y la priísta Silvia Tanús Osorio, acusaron a la presidenta municipal Claudia Rivera Vivanco, de realizar planteamientos confusos durante la discusión y votación del tema, a fin de evitar el retiro del mobiliario en cuestión.

Los regidores inconformes argumentaron que este jueves, en una reunión de la Comisión de Patrimonio y Hacienda, votaron el retiro de bolardos y macetones del primer cuadro de la ciudad, decisión que no se respetó este viernes, durante la sesión de Cabildo que realizaron.

Los inconformes también acusaron que existe un conflicto de interés con la empresa que provee los bolardos, pues los propietarios son familiares de la secretaria de Movilidad Alejandra Rubio Acle.

Piden retirar los bolardos

Durante la sesión, los integrantes de la Comisión de Hacienda presentaron un punto de acuerdo que planteaba el retiro de los bolardos y macetones que se encuentran en el Centro Histórico, así como la suspensión de la instalación de nuevas estructuras en tanto la Secretaría de Movilidad no presentara un estudio técnico que los justifique.

La propuesta fue avalada por la mayoría de los regidores quienes señalaron que ha habido más quejas que respaldo al proyecto por parte de los ciudadanos que han externado que obstruyen el paso de los automóviles en el primer cuadro de la capital.

Los regidores también cuestionaron que no les haya sido presentado un estudio técnico antes de colocar los bolardos, y que la medida tampoco forma parte del Presupuesto Basado en Resultados (PBR) de la dependencia.

La presidenta municipal Claudia Rivera Vivanco respaldó el proyecto, al señalar que protege a los grupos vulnerables, como las personas con alguna discapacidad física que tienen que atravesar cruceros peligrosos.

Acusan amañada votación

Durante la discusión del tema, la regidora Ana Laura Martínez Escobar presentó una “reserva” –figura jurídica que forma parte de la discusión de un punto de acuerdo en el Cabildo- en la que se estableció que la colocación de los bolardos se suspendería hasta que se presentara un estudio técnico, pero no se retirarían los que ya fueron colocados en el Centro Histórico.

El regidor Roberto Elí Esponda Islas presentó otra “reserva” para que se suspendiera la instalación de las cuestionadas estructuras y se retirarán las que ya fueron colocadas.

De manera súbita en la discusión, la presidenta municipal pidió a los regidores que votaran el punto de acuerdo de forma general y fue respaldado por todos a excepción de Jorge Eduardo Covián Carrizales.

Enseguida, la alcaldesa pidió a sus compañeros que votaran sobre la reserva presentada por Martínez Escobar, y fue aprobada por 15 regidores, mientras que otros siete se abstuvieron.

De esa forma, ya no se votó ninguna propuesta para retirar los bolardos, sino únicamente para que se mantuvieran hasta que se presente un estudio técnico.

Las regidoras panistas Augusta Díaz de Rivera, Luz del Carmen Rosillo Martínez y Carolina Morales García, que se abstuvieron de votar, acusaron que se realizó una votación de forma engañosa, al confundir a los regidores sobre el sentido del dictamen y las reservas.

Piden investigar posible conflicto de interés

En tanto, el regidor José Luis González Acosta, de Morena, pidió a la alcaldesa que realice una investigación a fondo sobre los señalamientos que apuntan que hay un conflicto de interés entre el proveedor de los bolardos y la secretaria de Movilidad, Alejandra Rubio, pues se especula que los accionistas de la firma son familiares de la funcionaria.

El cabildante señaló que hasta el momento, los regidores no conocen la empresa que ganó la licitación, ni el monto del contrato.

Foto: Agencia Enfoque