Aunque renuente a dar nombres de los aspirantes específicos a dirigir el Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI en Puebla, el delegado del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), Américo Zúñiga Martínez, reconoció que hay al menos nueve “cuadros competitivos”, entre quienes “han levantado la mano o han sido mencionados”, para esa posición que tendrá vigencia de cuatro años y conducirá el proceso interno y la elección constitucional del año 2021.

En entrevista, el político veracruzano, quien formalmente tomará de manera transitoria las riendas del CDE a las 11:00 horas de este martes -a nombre de la dirigencia nacional y como delegado en función de presidente-, ofreció que la dirigencia nacional, que encabeza Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, apodado “Alito”, garantizará “piso parejo” para quienes contiendan por la presidencia estatal del tricolor, en la que no se descarta ninguno de los métodos estatutarios del Revolucionario Institucional (PRI): consulta a la base militante, convención de delegados y consejo político estatal.

Américo Zúñiga recordó que el número de militantes efectivos del priísmo poblano es muy similar a la cifra de votos que consiguió en la elección extraordinaria de 2019, unos 300 mil, pero aseguró que hay condiciones para que ese partido se recupere.

“Veo que Puebla tiene muchas fortalezas, a diferencia de otras entidades federativas. Es un PRI que ha tenido tropiezos, que ha tenido retos, crisis, pero que tiene una militancia viva, activa, no tan solo de nuestras bases y nuestros grupos tradicionales, sino que hay ciudadanos que han participado, que ven en el PRI experiencia, talento, la capacidad de hacer buen gobierno.

“En los municipios en que no gobernamos, son los regidores del PRI los que sacan la casta. En los ejercicios legislativos, son los diputados del PRI los que demuestran la valía, la experiencia y el conocimiento.

“En los municipios en los que se gobierna en Puebla (78 de 217), tenemos bien calificados a muchos de nuestros alcaldes. Existe materia para que el PRI sea competitivo y, particularmente en Puebla, en donde hace apenas un par de años, se registró el mayor número de presidentes municipales que se ganaron por nuestro partido, aun yendo sin alianzas.

“Estamos optimistas de que el PRI puede recuperar mucho del terreno perdido”.

Desde la llegada del gobernador con licencia de Campeche, Moreno Cárdenas, al CEN del PRI, se han renovado ya 10 dirigencias estatales y solamente, entre las que han fenecido sus periodos estatutarios, quedan pendientes tres: Puebla, Oaxaca y Guanajuato.

Entre quienes han levantado la mano para la dirigencia o se han mencionado, están:

José Lorenzo Rivera Sosa, quien renunció la tarde de este lunes a la presidencia del CDE; Xitlalic Ceja García, ex secretaria general del tricolor; Néstor Camarillo Medina, ex alcalde de Quecholac y hasta esta noche todavía secretario de Organización en el estado; el ex delegado de Desarrollo Social, Juan Manuel Vega Rayet.

Asimismo, la diputada federal pluriniminal María Lucero Saldaña Pérez; el ex candidato a la gubernatura, Francisco Alberto Jiménez Merino; la dirigente estatal de las mujeres priístas, Sandra Moltalvo Domínguez, y la regidora en la capital, Silvia Guillermina Tanús Osorio.

Con menos seriedad y prácticamente nulas posibilidades, aparece también Erik Salgado Trujillo, dirigente con licencia de la Corriente Crítica, quien ha manifestado que quiere la posición.

Cuando se le mencionan esos personajes, Zúñiga considera que “se tienen muchas opciones de dónde dialogar, de donde construir, para fortalecer las expresiones del partido e irnos con una mayor unidad para el 2021”.