El excomandante para el Cumplimiento de Mandatos Judiciales de la entonces Procuraduría General de Justicia (PGJ), Juan Sánchez Moreno, fue sentenciado a más de cinco años de cárcel y una multa superior a los 12 mil pesos por su participación en el delito de tortura en contra de la periodista Lydia Cacho.

Así se da a conocer en el documento de la sentencia donde se específica que por la comisión de dicho delito se impone la pena de cárcel por cinco años tres meses; una multa de 275 días de salario equivalente a 12 mil 113.75 pesos; una amonestación pública y la suspensión de sus derechos civiles y políticos para ejercer un cargo público por el mismo tiempo de su sentencia.

Sánchez Moreno fue detenido el 30 de abril de 2019 en la Ciudad de México donde radicaba, pues ostentaba un cargo dentro del área de seguridad en Ecatepec, sin embargo fue el único al que se le cumplió orden de aprehensión pues junto a la suya se libraron la del exgobernador Mario Marín TorresKamel Nacif Adolfo Karam Beltrán.

Reprocha Article 19 la tenue sentencia

A través de su cuenta de Twitter la organización Article 19 publicó que la notificación de la sentencia fue recibida ayer 15 de enero, la cual constituye la segunda sentencia condenatoria en contra de los implicados en el caso, después del excomandante José Montaño, quien recibió en 2017 la misma pena que Sánchez Moreno.

Article 19 también reprochó que solo Juan Sánchez ha sido detenido luego de que en abril del año pasado las autoridades de Quintana Roo libraron cuatro órdenes de aprehensión, incluida la del exgobernador Mario Marín Torres, prófugo desde entonces a la fecha.

"Cabe recordar que hace 9 meses la Feadle giró órdenes de aprehensión contra Mario Marín, Kamel Nacif y Hugo Karam, sin que hasta la fecha ninguno haya sido detenido. Para Article 19, continua siendo necesaria la ejecución de las órdenes de aprehensión pendientes a fin de garantizar la verdad, justicia y reparación a la periodista Lydia Cacho", manifestaron.

Del mismo modo criticaron la sanción impuesta a Juan Sánchez y que coincide con la de José Montaño, pues consideran que no refleja la gravedad del delito pero tampoco al puesto jerárquico que tenía dentro de la entonces PGJ de Puebla, pues aseguran que la pena tuvo que ser mayor a la que fue impuesta.