Debido a que Puebla se llevó las dianas como la entidad que más violentó a las mujeres en las elecciones del 2018, el Grupo Parlamentario del PRD en San Lázaro, exhortó al Congreso del estado a que incorpore en su marco jurídico la modalidad de violencia política contra las mujeres.

La diputada federal del partido del Sol Azteca, Claudia Reyes Montiel, informó que con base al estudio: “La participación política equilibrada entre mujeres y hombres en México, 2019: Los desafíos de la reforma constitucional en materia de paridad”, realizado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en las elecciones de 2018, Puebla fue la entidad que más casos de violencia política en contra de la mujer tuvo, con 15, mientras que en Guerrero ocurrieron asesinatos y secuestros de mujeres.

Aseguró que la violencia política que viven las mujeres en estas entidades, “dan muestra de la urgente necesidad de legislar para atender esta situación y de imponer sanciones a la misma, ya que la falta de un marco jurídico permite seguir violentando los derechos de las mujeres, así como la generación de condiciones adversas para su participación en la vida pública”.

Resaltó que pese a que en nuestro país 29 estados han efectuado diversos cambios en el marco jurídico que buscan acabar con la violencia política en contra de la mujer y garantizar su participación efectiva e igualitaria en la esfera pública al imponer multas y prisión a quien cometan estos actos, Puebla y Guerrero, no cuentan con una legislación al respecto.

“Este tipo de acciones se han replicado en todo nuestro país, lo que nos ha permitido pasar de ocho entidades que regulaban la violencia política por razones de género en 2016 a 29 en septiembre de 2019, sin embargo, esto no es suficiente y todavía falta mucho por hacer”.

Reyes Montiel consideró que uno de los grandes desafíos que enfrenta México, “es lograr que todos los estados incorporen en alguno de sus ordenamientos jurídicos la modalidad de violencia política contra las mujeres”.

Como muestra de la afectación que genera la violencia política a las mujeres, indicó que se tiene los datos arrojados en las elecciones de 2017-2018. En este procedimiento electoral, según datos de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), se registraron 106 casos de violencia política en contra de las mujeres; fueron asesinadas 16 candidatas y hubo 10 casos vinculados a hechos que lesionaron directamente los derechos político-electorales de mujeres indígenas.