El desabasto de insumos para dar quimioterapia a más de 50 pacientes del Hospital Para el Niño Poblano (HNP) llevó a los padres de familia a manifestarse este jueves a las afueras del nosocomio.

Al igual que en otros estados de la República, señalaron que desde hace días el personal médico comenzó a advertirles sobre la falta de químicos para dar continuidad a los tratamientos.

Su temor es que la crisis se prolongue y que los pacientes se expongan a periodos largos sin atención, lo que pondría en riesgo sus vidas.

Los padres de familia hicieron un llamado al presidente Andrés Manuel López Obrador y a la administración del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta para que se atienda el problema.

"No es una vida ni dos vidas, son miles de vidas de pequeños que no queremos que mueran. Un niño no puede estar más de tres meses sin tratamiento porque puede tener una recaída. ¿Y qué es una recaída? Muerte, señores, muerte. Y no queremos eso para nuestros pequeños", dijo María Ester Xochihua García, una de las madres inconformes con la crisis que se vive a nivel nacional.

De acuerdo con los familiares, entre los medicamentos faltantes hay algunos que se pueden adquirir en más de tres mil pesos por dosis y con el apoyo de organizaciones civiles.

Pero otros son de muy difícil acceso si la adquisición no se realiza desde las secretarías de salud del estado o de la federación.

A esta situación se suma que entre los pacientes que atiende el HNP hay niños provenientes del interior de Puebla y de Veracruz, lo que implica gastos superiores a 2 mil pesos por viaje para la aplicación de tratamientos.

Los gastos, reconocieron, son también menores gracias al apoyo de organizaciones civiles que se centran en brindar alimento y hospedaje a los menores y los familiares que los acompañan.

Faltan unos 10 productos, reconoce Salud

En medio de la protesta, el subdirector de hospitales de la Secretaría de Salud, Oswaldo Acosta Vargas, sostuvo en una entrevista que desde hace al menos tres meses el gobierno del estado se ha hecho cargo de la compra de los medicamentos faltantes y ahora reconocen faltantes de aproximadamente 10 productos.

"Tiene aproximadamente tres meses que se están haciendo todas las gestiones para poder subsanas todas las demandas de la población", dijo.

Proveedores se fueron de vacaciones, acusan

En vísperas de la protesta, el secretario Jorge Humberto Uribe Téllez reconoció en una entrevista radiofónica que Puebla padecía el desabasto nacional que se había agravado por los periodos vacacionales de las empresas farmacéuticas y los procesos de adquisiciones internacionales.

Tras un encuentro entre los inconformes y autoridades del HNP y de la secretaría de Salud, se les adelantó que para el lunes se prevé restablecer el abasto, por lo que se suspendió la protesta.

Además de los químicos para atender el cáncer infantil, Uribe Téllez reconoció que en Puebla hay desabasto de la vacuna triple que se considera en el cuadro básico de los menores de edad.

En este caso, detalló, se está recurriendo a otros productos que previenen dos de las tres enfermedades consideradas, en espera de que se reestablezca la entrega de producto.

El desabasto de quimioterapias para niños y vacunas en los hospitales y centros de salud pública ocurre a días de que el Sistema de Protección Social en Salud conocido como Seguro Popular desapareciera para la entrada en operaciones del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi).

Se comprarán medicamentos: Barbosa

El gobierno de Puebla asumirá el costo de medicamentos y el pago de personal médico mientras inicia operaciones el nuevo Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), aseguró el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta.

Ante las denuncias por falta de fármacos en la entidad y la protesta de padres de niños con cáncer que son tratados en el Hospital para el Niño Poblano (HNP), el mandatario reconoció que aunque hay medicinas, estas no son suficientes. 

De acuerdo con el mandatario, será en abril cuando las reglas de operación del Insabi estén listas y con ello se normalizaría el abasto de medicamentos y el pago a personal médico y administrativo.

El Insabi es una iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador para sustituir al Seguro Popular, lo que también derivó en el despido de más de medio centenar de personas en Puebla.

El gobernador refirió que su esposa Rosario Orozco Caballero realiza una revisión de la situación en el estado y constató que aunque sí hay medicamentos, no son suficientes.

 “Nuestro medicamento no es basto, pero estamos resolviéndolo con compras para que no le falte a nadie, hay tratamientos… no va a haber ningún niño que no tenga el tratamiento contra el cáncer, en mi gobierno no va a haber nadie que se muera por falta de medicamentos, que busquen a mi esposa”, declaró en una entrevista este jueves.  

Sostuvo que en su gestión nadie morirá por falta de medicamentos, por lo que pidió a la ciudadanía denunciar posibles casos de desabasto con su esposa, pues aseguró que ella se mantiene pendiente del tema.

Señaló que el gobierno estatal pagará los medicamentos que hagan falta por lo menos hasta el mes de abril, cuando el gobierno federal emita las nuevas reglas de operación del Insabi.

Recordó que con el Seguro Popular, la federación costeaba el salario de 15 mil personas en Puebla, entre médicos, enfermeras, pero esa estructura administrativa desaparecerá al ponerse en marcha el nuevo instituto.