El desarrollo inmobiliario en el municipio de Atlixco se encuentra detenido, entre las razones se encuentran la falta de servicios básicos, crisis en la economía familiar y la inseguridad que atraviesa el estado; ante el registro predial no existe ninguna solicitud nueva para la construcción de fraccionamientos, así lo dio a conocer Homero Raygadas, director de ingresos de este ayuntamiento.

El funcionario señaló que el último permiso del que se tiene registro fue del año pasado, aunque no detalló de qué unidad habitacional se trató, lo que sí aclaró es que ni de Cola de Lagarto ni del Grial, que son los desarrolladores inmobiliarios con más actividad, se tiene solicitud en esta dependencia o informes para poder emitir nuevas cuentas de predial.

Mencionó que es muy común que se autoricen los fraccionamientos pero que no todas las casas logren ser habitadas, en muchos de los casos es porque los dueños están fuera del país o porque las empresas inmobiliarias quiebran, como sucedió con casas GEO ubicado entre los límites entre Atlixco y San Juan Tianguismanalco.

Otro problema al que se enfrentan los compradores en este tipo de fraccionamientos es la falta de servicios básicos como agua y drenaje, recolección de basura y seguridad. Por ello invitó a los futuros compradores a verificar el status de la empresa que les vende, así como que el lugar cuente con su registro ante el gobierno local.

Señaló que deben evitar comprar los llamados “lotes turísticos” que se ofertan por internet o en las carreteras de la región ya que se trata de terrenos en zonas ejidales cuya venta está fuera de la ley y los compradores se enteran hasta que llegan al registro predial con la intención de pagar el impuesto, presentando una presunta escritura, que no es más que un documento notarial en donde se reconocen las firmas de un contrato de compra venta entre particulares.

“Los “lotes turísticos” son ejidos y el dueño está ante el Registro Agrario Nacional (RAN) y no ante el Registro Público de la Propiedad, por ello, difícilmente se les podrá otorgar servicios básicos, además que si después los quieren vender es imposible porque el dueño sigue siendo el ejido”.

Foto: Agencia Enfoque