Luego de la tragedia ocurrida en Xochimilco, los restos del joven José Manuel Romero llegaron a su natal Acajete, en Puebla, donde fue velado la tarde del 3 de septiembre en compañía de sus familiares.

Chema, como le decían, se dedicaba a la construcción en obras aledañas a la ciudad, y fue recordado por sus seres cercanos como un joven alegre y motivado.

Tras ser velado, el cuerpo del joven fue enterrado este miércoles en el panteón de la junta auxiliar de Santa María Nenetzintla.

Sin embargo, y pese a que miles de usuarios lamentaron esta delicada pérdida, ninguno de los supuestos amigos que lo acompañaban en la trajinera de la que se cayó asistió a su velorio, lo que pone en duda el valor de las supuestas amistades que rodeaban al joven antes de caer de la trajinera en que viajaba.

 

 

Pero esta ausencia de "amistades" no fue motivo para que pobladores de su junta auxiliar acudieran a despedirlo el día de hoy.

 

 

Foto: Twitter