En una práctica regulada por las autoridades de las Islas Feroe, pero no por la Comisión Ballenera Internacional, aproximadamente 250 ballenas y delfines fueron asesinados en las Islas Feroe por habitantes de Torshavn, Dinamarca. Desde 1584 se lleva a cabo la caza comunitaria de estos animales durante su periodo de migración a las Islas Feroe, ya que la población depende de los recursos del mar para su subsistencia.

Las sangrientas fotos, en donde se ve el mar pintado de rojo, publicadas por Blue Planet Society han causado que muchas personas protesten y pidan prohibir esta tradicional matanza. La campaña en la que se califica a la matanza como un acto brutal y cruel recibió el primer día alrededor de 300 mil firmas de protesta.

Fuente: blueplanet.org

Foto: Instagram