El insomnio es el trastorno más frecuente en la población general, consiste en una reducción en la capacidad para dormir, pudiendo manifestarse de diversos modos dando lugar a diferentes tipos de insomnio.

*Insomnio de inicio: problemas para iniciar el sueño en menos de 30 minutos

*Insomnio de mantenimiento: problemas para mantener el sueño, produciendo despertares nocturnos de más de 30 minutos o despertando definitivamente de manera precoz.

La falta de sueño puede afectar de modo negativo a la vida de la persona que lo sufre, provocando deterioro social, ocupacional o de otras áreas importantes.

Según el tiempo de evolución, el insomnio puede ser temporal (solo unos días o semanas), o crónico (meses o años).

¿Qué podemos hacer para afrontar el insomnio?

-Regula la hora de acostarte o levantarte. Es frecuente que los insomnes duerman hasta tarde, que duerman siestas durante el día o que simplemente pasen más tiempo en la cama para compensar su déficit de sueño.

-Evita realizar ejercicio antes de acostarte. El deporte genera endorfinas que pueden dificultar la conciliación del sueño.

-Evitar objetos y factores que puedan despertarnos. Aleja de ti los dispositivos móviles y evita todo exceso de luz en tu habitación.

-Tomar alimentos que faciliten el sueño. Los plátanos, el huevo o la leche son alimentos ricos en triptófano que ayudan a conciliar el sueño.

-Puedes ponerte música relajante para dormir.