Ante la resolución de revisión a un amparo que podría definir este jueves la libertad de José María Sosa Álvarez, ex pareja sentimental de Paulina Camargo Limón y señalado como presunto responsable de su asesinato, las familias de ambos jóvenes esperan justicia con visiones confrontadas.

En el caso de Camargo Limón, la joven desaparecida el 25 de agosto de 2015 cuando tenía 19 años y cinco meses de embarazo,  sus familiares critican que jueces federales a cargo del recurso legal desestimaran pruebas en contra del presunto responsable.

Según el padre Rolando Camargo Muñoz, no se tomarán en cuenta restos de sangre coincidente con la de su hija que se encontraron en el departamento de Sosa Álvarez, ni videos en los que se les vio juntos previo a la desaparición.

Aunque la Fiscalía General del Estado (FGE) ha sostenido estas pruebas, explicó, la postura de los magistrados del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal es que la cadena de custodia no se llevó correctamente.

"(En la FGE) han defendido esas pruebas y todo, pero es un organismo federal donde este tipo, (Sosa Álvarez), promueve y ellos tienen libertad de resolver como les parezca", comentó.

Ante el temor de una posible liberación, los familiares de la joven realizarán una protesta en Ciudad Judicial previo a la realización de la audiencia en que se prevé la resolución.

"Los jueces federales han quitado algunas de las pruebas que se tenían, la verdad no sabemos cómo puedan resolver y por eso es la cuestión de hacer presión", agregó.

 

[relativa1]

Por su parte, Luis Alberto Sosa Vázquez, padre del joven que a días de la desaparición fue señalado por autoridades estatales como el presunto asesino, asegura desconocer la posible resolución, pero confía en la justicia federal.

“No sabemos el resolutivo, no sé ellos de donde hayan obtenido información, los magistrados federales son muy herméticos”, comentó.

Para el padre de Sosa Álvarez, el actuar de la justicia federal en un primer amparo ganado en 2016 por los delitos de homicidio calificado y aborto, así como el de ahora por aborto y homicidio simple, ha estado apegado a derecho.

Las resoluciones de magistrados, asegura, han reconocido las irregularidades en las que incurrió la FGE que incluyen tortura para declaraciones iniciales y el haberlo señalado desde un principio como indiciado.

“Al contrario, ellos han sido siempre apegados al derecho y lo que han hecho es dar cuenta de todas las violaciones de derechos humanos que han hecho en contra de José María”, sostuvo.

El padre del joven recordó que además de las irregularidades con la FGE, desde que su hijo se encuentra en prisión ha padecido dos intentos de asesinato y ellos han hecho llamados a la familia de Camargo Muñoz por los hechos.

Además de amparos, en 2017 la familia de Sosa Álvarez pidió a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que se exhorte a la FGE a continuar la búsqueda de Camargo Limón que fue dada por muerta tras desparecer.

[relativa2]