El Papa Francisco aseguró que la misas no tienen costo y que ninguna persona está obligada a pagarlas ni siquiera cuando se trata de ofrecerla por un amigo o familiar que ha muerto.

El jerarca católico indicó que cuando inicia la misa todos son incluidos y que ninguno es olvidado.

“Nadie ha sido olvidado y si tengo a alguna persona, parientes, amigos que estén en necesidades o hayan pasado de un mundo a otro, puedo nombrarlos en ese momento, en voz baja”.

El Papa precisó que la misa representa el sacrificio, el cual es gratuito, y que si se quiere dejar una limosna de debe regalar.

“Ah, padre, ¿cuánto debo pagar para que pongan mi nombre ahí. ¡Nada! La misa no se paga, la misa es el sacrificio de Cristo que es gratuito; si quieres dejar una limosna, déjala, pero no se paga, es importante entender esto”.

Crédito de la foto acidigital.com