Padres de familia de la Escuela Primaria de tiempo completo Emiliano Zapata, en la colonia Barranca Honda, en asamblea hicieron una revisión de gastos a la Mesa Directiva y detectaron un desvío de fondos superior a los 75 mil pesos.

La Asamblea acordó la realización de una auditoría, la destitución de los integrantes de la Mesa Directiva, a quienes obligó a firmar pagarés por la cantidad faltante, y tomó  protesta a un nuevo comité elegido de manera emergente.

A pesar de los esfuerzos de Gerardo Macías,   Asesor del Desarrollo Educativo  de la Coordinación Regional de Desarrollo Educativo (CORDE) para no celebrar la Asamblea General Extraordinaria por falta de audiencia, ayer tutores se impusieron para demostrar que había el padrón legal para instalar la sesión en la que se exigía una rendición de cuentas.

Serafín Olguín, director de la primaria, se deslindó del fraude aduciendo que él no tenía acceso al fondo escolar, pero advirtió que no descarta denunciar por  de difamación a quien le señalara culpable.

La álgida asamblea en la escuela primaria de la junta auxiliar de San Pablo Xochimehuacán se dio luego que autoridades impidieran a los niños usar los baños y dejaran de proporcionar comidas y desayunos a los escolares, por no tener dinero para pagar  agua potable  y alimentos.

Relataron que desde el pasado jueves los niños regresaron a sus casas con dolor de estómago, algunos por nopoder controlar sus esfínteres ensuciaron su ropa al defecar sobre ella.

“Esto fue el colmo, no sabemos desde cuándo les han prohibido a nuestros hijos el acceso al baño. Mi hija me asegura que la maestra desde hace varias semanas le impide ir al baño. Desde el miércoles nos obligaron a ir por nuestros hijos antes de la hora de la comida, ya que no tenían ni para la avena que les dan a nuestros niños”, denunció Margarita a este medio.

Los padres  denunciaron ante la Secretaría de Educación Pública (SEP)  el desvío de dinero que, aseguran, es responsabilidad del director de la primaria, Serafín Olguín y de la presidenta de padres de familia, Fabiola Calderón Cisneros, y dijeron que esta situación se ha repetido en ciclos escolares anteriores, usando a tesoreros como chivos expiatorios sobre los que recaen todas las pruebas y por ende, la única responsabilidad.

La explicación de la tesorera Alejandra N, que expuso en una cartulina para justificar los gastos --- sin desglosar las cifras—fue desarticulada por una madre de familia, parte de la comitiva que revisó el expediente de la cuenta escolar.

Abigail N dio cuenta que los  303 mil 988 pesos que reportaba Alejandra no correspondían con la realidad. Frente a la Asamblea acusó la existencia de notas alteradas, pagos no reportados y cuotas ocultas, entre ella 76 mil 300 pesos que se reunieron  con el “pago voluntario” de 700 pesos por  109 niños de nuevo ingreso, entre una decena más de las irregularidades que reveló.

“Yo estoy indignada, enojada. Quiero decir a estas personas que el robo no fue para los padres, el atraco fue para los niños”, dijo .

En la revisión de Abigail se evidenció que al presidente de la colonia de Barranca Honda, Santiago Salazar Torres le fueron entregados 35 mil pesos por la reparación de los baños, obra que no fue concluida.

Aunque la indignación crecía, los padres de familia llamaban a la tesorera “a revelar lo que sabía”. Incluso el esposo de Alejandra al micrófono le dijo: “por favor, dilo. Ya, no tengas miedo, pero dilo”, a lo que no hubo más respuesta que el llanto de la tesorera.

Padres de familia explicaron a este diario que el ciclo escolar pasado, la extesorera Paloma, vivió una escena similar. Ella fue culpada por una deuda de más de 450 mil pesos, por lo que identificaban al director y la presidenta Fabiola Calderón como los orquestadores y manipuladores de la Mesa Directiva integrada por media decena de personas.

Aunque la asamblea expuso esta problemática a autoridades de la CORDE exigiendo la destitución del director Serafín Olguín, Gerardo Macías desanimó cualquier proceso en su contra, apuntando que se realizaría hasta que se presentaran pruebas en su contra.