La asociación Gasolineros Unidos de Puebla y Tlaxcala solicitó al senador panista Javier Lozano Alarcón que presente una denuncia formal en contra de los empresarios de ese ramo que, según acusó el legislador, compran combustible de procedencia ilícita.

Los integrantes de la agrupación indicaron que aunque hace más de 20 años denunciaron el robo de combustible, las autoridades no hicieron algo para solucionar el problema, sino que por el contrario permitieron que este creciera “exponencialmente” al punto de que cada semana hay enfrentamientos y hasta muertos.

Esta semana, Lozano acusó que los gasolineros en Puebla adquieren combustible con quienes se dedican a robarlo en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex). Dijo que en ocasiones transcurre más de un mes sin que éstos adquieran el hidrocarburo con la paraestatal pero aun así siguen operando.

En su misiva, los gasolineros consideraron que las acusaciones de Lozano no pueden ser “producto de una corazonada o de suposiciones”, sino que cuenta con la información necesaria para probar su dicho, por lo que le pidieron proceder conforme a derecho y no ser cómplice del delito de robo de hidrocarburos si es que cuenta con datos sobre el mismo.

Indicaron que mediante su denuncia formal, el senador contribuirá a combatir un delito que ha crecido exponencialmente, pues este ha provocado la quiebra de negocios formales e inseguridad pues cada semana se registran incendios en las tomas clandestinas e incluso asesinatos.

Recordaron que en las redes de los ladrones de hidrocarburos se han visto involucrados altos mandos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Por otra parte, explicaron que la venta de combustible es auditada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) pues la dependencia cuenta con un registro diario del volumen de combustible que ingresa a las gasolineras y el que se vende.

De acuerdo con cifras oficiales de Pemex, el delito de robo de combustible se ha disparado en el actual sexenio, incluso, existe una zona identificada como “Triangulo rojo” por las centenas de tomas clandestinas que hay, en la cual se ubican los municipios de Tepeaca, Acajete, Acatzingo, Palmar del Bravo, Quecholac, entre otros.

[relativa1]

[relativa2]