Los cuatro candidatos al gobierno del estado de Puebla respaldados por partidos políticos se mantienen sin conectar con los jóvenes y mantienen sus mensajes centrados en sus militantes y alejados de la ciudadanía en general.

Así lo explicó Ruth García, coordinadora de la Escuela de Diseño de la Universidad Anáhuac Puebla, quien lamentó que hasta el momento, ningún aspirante a suceder a Rafael Moreno Valle, presente contenidos para resolver problemas que enfrentan los jóvenes como la falta de oportunidades para colocarse en el mercado laboral.

En entrevista tras la presentación del Congreso “Ingeniados” que se realizará del 26 al 28 de abril en la Universidad Anáhuac, la especialista en diseño gráfico manifestó su decepción por la falta de ideas innovadoras en el inicio de campañas.

Para la académica, ninguno de los candidatos, Antonio Gali Fayad, abanderado de la de la coalición Sigamos Adelante; Blanca Alcalá Ruiz, candidata de la alianza conformada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM)Roxana Luna Porquillo, candidata del Partido de la Revolución Democrática (PRD), ni Abraham Quiroz, candidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), cuenta con opciones para los jóvenes, quienes pueden cambiar el rumbo de una elección.

Señaló que a los jóvenes les preocupan temas laborales, la situación económica, la situación ambiental y el entorno actual, sin embargo, los políticos presentan ideas que no están aterrizadas.

“Es muy triste que no haya propuestas y se aprecien más mensajes de ataques. Hay un pensamiento cerrado y aplican viejas fórmulas. Les puedo decir, por mi experiencia con jóvenes universitarios, es que ellos piden soluciones a sus problemas. Los jóvenes piden mensajes que solucionen temas como: ¿Qué voy a hacer cuando salga de la carrera? ¿Cómo mejorará la economía? ¿Cómo se abrirán nuevas fuentes laborales?”, destacó.

La académica de la Anahuac lamentó que los candidatos no hayan iniciado con mensajes para jóvenes, por lo que, propuso que en el resto de los 60 días de campañas, sus estrategias cambien.

“No sólo es poner los rostros de los candidatos por todas partes. Faltan mensajes, faltan elementos que atraigan a los universitarios”, apuntó.