La reforma propuesta por el gobernador Rafael Moreno Valle para regresar parcialmente  el registro civil a las juntas auxiliares es agresiva y no recoge las necesidades de los habitantes de estas comunidades, expuso  Eugenio Sandre Popoca.

Al acudir al Congreso del Estado, el edil subalterno de  San Pedro Yancuiltlalpan, junta auxiliar de San Nicolás de los Ranchos, señaló que si la iniciativa no integra las propuestas  hechas por la asociación Presidentes Auxiliares Unidos por los Derechos del Estado de Puebla (Paudep), se demostrará que es una medida "electorera y unilateral" de parte del ejecutivo estatal.

Entre las peticiones de los presidentes auxiliares están la de que sean considerados parte de los cabildos, con derecho a voz y voto; cuenten con una remuneración equivalente a la de un regidor; que se les regrese la facultad de nombrar al agente subalterno del Ministerio Público y al juez menor de paz , designar al comandante y a los policías auxiliares.

También proponen que los cuatro miembros propietarios de la plantilla obtengan una compensación económica igual a la de un director de área del ayuntamiento al que pertenezca la junta auxiliar.

Sandre Popoca reiteró que la reforma hecha en diciembre de 2013 a la Ley Orgánica Municipal sólo "desestabilizó" el funcionamiento y trámites que se expedían en las 561 presidencias auxiliares.

De la propuesta hecha por el mandatario estatal, la cual ingresó el jueves pasado, el presidente del Paudep expresó que está "desesquilibrada" porque no los reconoce como autoridad pero los hace responsables del delito de falsificación de documentos.

El proyecto que analizarán las Comisiones de Gobernación y Puntos Constitucionales y Procuración y Administración de Justicia, propone que los presidentes auxiliares serán coadyuvantes para proporcionar los servicios de sus comunidades, pero de comprobarse que falsificaron documentos se les sancionará con ocho años de cárcel.