Opinión

Educación para la paz

Miércoles, Enero 18, 2023
Leer más sobre Luisa Martínez Baxin
Urge la idea de cambiar los métodos de enseñanza, y considerar una educación para la paz
Historiadora y maestra en Estudios Históricos por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (Puebla), originaria de San Andrés Tuxtla, Veracruz.  Ha realizado trabajo de campo e investigación con relación a la Historia de la Educación.
Educación para la paz

Ahora que regresamos a las aulas con una mirada diferente en la educación, maestros, coordinadores académicos y autoridades educativas estamos adaptándonos y adecuando nuevas estrategias de aprendizaje con el objetivo de favorecer el desarrollo cognitivo de niños, niñas y adolescentes.  Sin embargo, es fundamental mencionar después de pasar una pandemia como la de COVID-19, no podemos seguir enseñando de la misma forma; además hay aspectos que influyen en el tema educativo, el contexto político, económico, social y tecnológico.

Por lo tanto, urge la idea de cambiar los métodos de enseñanza, sobre todo, considerar una educación para la paz. Sabemos que niños, niñas y adolescentes tienen a su disposición las redes sociales, utilizan diversas cuentas para navegar en internet sin la vigilancia de los padres, incluso ven diversas series y películas que tienen a su alcance, quieren aparecerse o imitar a su artista favorito, deportista, influencer, además no falta quien prefiera realizar el reto del día.

Son los padres quienes tienen la obligación de estar al pendiente de sus hijos, aunque, también es cierto que en las escuelas es de vital importancia promover una cultura de paz. Para ello, es necesario hacer énfasis en este concepto, intentaremos dar algunos significados.

Se entiende como la ausencia de violencia, la paz positiva se centra en los valores y formas de relación humana, apreciar las diferencias culturales, la tolerancia y el respeto por el otro, la igualdad entre las personas y la defensa de los derechos humanos.

Más artículos del autor

Son los maestros quienes están en el salón de clases, los protagonistas de poder dialogar, compartir y convivir con los alumnos. En la vida escolar se tiene la oportunidad de modificar la forma de enseñar, dejar atrás metodologías tradicionales, y encaminar la educación hacia las necesidades e intereses de los estudiantes. Este último punto está dirigido a la escuela del siglo XXI, un espacio que debería desarrollar experiencias vivenciales que conduzcan a descubrir la paz como la forma de vivir relaciones interpersonales, enseñándoles a pensar, reflexionar, a dar respuestas a sus necesidades e intereses, desarrollar las habilidades y destrezas de los jóvenes, principalmente cambiar las relaciones sociales que crean violencia.

El reto para el docente es encontrar la forma de poder implementar en su trabajo diario el aprendizaje del manejo creativo de los conflictos, romper la espiral de violencia que se manifiesta de diversas formas en nuestras aulas; es decir, generar el cambio de actitudes hacia las relaciones interpersonales, no solo entre los alumnos sino también en nosotros mismos, inculcar los valores que se desprenden de la educación para la paz, promoviendo situaciones de justicia, de respeto a nuestros derechos y a una convivencia armónica.

Lograr una educación para la paz no solo compete al docente, involucra a todos los agentes que la componen: maestros, alumnos, personal de apoyo y padres de familia. Asimismo, crear una cultura de paz en entornos escolares parte de tomar en cuenta algunas actitudes: apertura al cambio, constante revisión de sus relaciones con sus alumnos y colegas, capacidad de escucha, buen humor, ver los problemas desde distintas perspectivas, tolerancia y paciencia, promoción de espacios de confianza, estar abierto a las críticas, otorgar participación y libre expresión al grupo.

Poner en marcha una cultura de paz en las escuelas no es un trabajo sencillo, se requiere de actitud, compromiso y responsabilidad por parte de todos; las líneas mencionadas anteriormente se pueden quedar en el discurso y no llevarse a la práctica, solo es de considerarse que para dar un gran paso en la educación es importante no resistirse al cambio.

 

García Herminia y Ugarte Darío. (1997). Resolviendo conflictos en la escuela. Manual para Maestros. Asociación Peruana de Negociación, Arbitraje y Conciliación- CEPPA- PERÚ, pp.1-55.

Vistas: 150

Loadind...