Opinión

Seguridad digital, una visión centrada en el ser humano

Lunes, Enero 9, 2023
Leer más sobre Blanca Lilia Ibarra Cadena
Una pieza clave para el crecimiento de las economías y la prosperidad es la seguridad digital
Con Licenciaturas en Comunicación, y en Periodismo, cuenta con maestría en Administración de Calidad de la Gestión Pública. Fue directora del Canal del Congreso; y titular de Comunicación del Congreso de Puebla. Con cargos en instituciones de Transparencia, actualmente es Comisionada Presidenta del INAI. 
Seguridad digital, una visión centrada en el ser humano

En el marco de la Conferencia Ministerial de Economía Digital, celebrada hace algunas semanas en España, las delegaciones de 40 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) acordaron la adopción dos declaraciones en las que se reúnen temáticas indispensables para la seguridad y la transformación digital de la economía con una visión centrada en el ser humano.

Por un lado, en la Declaración por un Futuro Digital Confiable, Inclusivo y Sostenible de la OCDE se reconoció la pertinencia de trabajar por una transformación digital orientada a los derechos humanos, que promueva su protección tanto en línea como fuera de ella, así como con una sólida protección de los datos personales y con la adopción de normativa con adecuaciones para la Era Digital. Uno de los puntos de compromiso en este documento, reside en trabajar colaborativamente para preservar la seguridad de las personas en línea, especialmente para niñas, niños y adolescentes. En ese sentido, se coincidió en la necesidad de promover un entorno digital positivo que sea seguro para este grupo de población, de modo de que las niñas, niños y adolescentes desarrollen habilidades y competencias para consentir y decidir de manera informada sobre su comportamiento digital de forma más activa y segura.

La seguridad digital, de acuerdo con esta Declaración, es una pieza clave para la transformación digital, el crecimiento de las economías y la prosperidad. Por ello, se instó a los países miembros a desarrollar enfoques políticos que refuercen la confianza, la seguridad y la resiliencia. Además, en esta Conferencia ministerial se emitieron cuatro nuevas recomendaciones sobre políticas de seguridad digital, en las que se refleja la importancia de la cooperación internacional y la sensibilización para mejorar las condiciones de seguridad de productos y servicios, así como la acción colaborativa de todos los actores relevantes para la gestión de los riesgos de seguridad, ello de acuerdo con la función de cada actor involucrado.

Por otro lado, en la segunda Declaración, los 38 países de la OCDE y la Unión Europea suscribieron compromisos para reforzar la confianza en los flujos de datos transfronterizos. Con relación a la circulación de los datos, los países miembros coincidieron en que este flujo de información deberá ser libre, pues ello es sustento para el comercio internacional y el desarrollo económico, además de que es condición para la innovación y la investigación en todos los sectores. Así mismo, en este documental adoptado se busca establecer principios comunes para clarificar y hacer más transparente el modo en que los organismos de seguridad nacional y fuerzas del orden público pueden acceder a datos personales en virtud de los marcos jurídicos existentes.

Más artículos del autor

En esta coyuntura, a partir de estos documentos podemos identificar que el año 2023 los actores involucrados en esta disciplina deberán considerar diversos desafíos globales en materia de protección de datos personales. En primer término, se estima necesario considerar la adecuación de los marcos jurídicos. Ello, a fin de establecer que cualquier enfoque de acceso y tratamiento de los gobiernos a los datos personales sea compatible con los valores democráticos, el Estado de derecho y los derechos humanos. Igualmente, se deberán promover esquemas para la reconstrucción de la confianza desde el desarrollo de las capacidades y habilidades de todas las personas para el uso crítico, inteligente y responsable de las tecnologías. El desarrollo de habilidades y competencias para las personas usuarias, pero especialmente para la infancia y la juventud, es esencial para consolidar una cultura de la ciberseguridad y de protección de datos personales. En ese sentido, como autoridades debemos impulsar debates inclusivos que consideren todas las partes, a fin de construir políticas digitales efectivas que reduzcan las brechas digitales, especialmente la de los grupos de población en situación de vulnerabilidad.

Nuestro país posee fortalezas en esta materia: un marco jurídico fuerte que es garantizado por una Institución autónoma garante del derecho a la protección de datos personales: el INAI. Igualmente, reconocemos que entre la población existe mayor consciencia sobre el valor de sus datos personales, y los riesgos de seguridad que implica un tratamiento poco adecuado de éstos. Sin embargo, desde este Instituto reconocemos que debemos continuar trabajando en colaboración con los actores involucrados, a fin de fortalecer nuestros marcos normativos y la sensibilización de todos los grupos de población en esta materia. Además, en el caso mexicano resulta esencial continuar consolidando mayores recursos para la conectividad, la investigación e innovación, así como para la prevención de los delitos a través del impulso de una cultura de la ciberseguridad y mayor educación digital.

Vistas: 289

Loadind...