Opinión

Tiempo de definiciones

Lunes, Diciembre 19, 2022
Leer más sobre Fernando Vázquez Rigada
Entre quienes tomamos los argumentos y las calles y los que se pliegan con docilidad
Licenciado en Derecho UNAM, Maestría en Derecho Universidad de Harvard, Diplomado en Mercadotecnia Política ITAM. Primer mexicano en “Bradshaw Seminar”. Presidente PCN Consultores, empresa con más de 89 campañas electorales, dos presidenciales
Tiempo de definiciones

El año entrante será central para la vida nacional para el próximo medio siglo.

Dependerá de las y los ciudadanos independientes la supervivencia de la libertad, la democracia y la estabilidad política.

De nuestras definiciones.

El nivel de destrucción que enfrentamos —en su intensidad, su amplitud, profundidad y cinismo— no tiene paralelo en la historia reciente de la República.

Más artículos del autor

La abierta embestida ya contra los fundamentos que sostienen a la libertad y la democracia —el estado de derecho, la transparencia, el INE, la educación, la libertad de expresión—son los mejores ejemplos para movilizar a la sociedad en su defensa.

El 2023 será tiempo de definiciones.

Entre los que dejamos el sillón y la apatía y los que murmullan su descontento en la estancia y en el café.

Entre quienes tomamos los argumentos y las calles y los que se pliegan con docilidad.

Entre los que optan por el valor y la dignidad o quienes se lamentan en silencio.

La ficción de que el morenato es una mayoría reside en su cinismo y en nuestro desinterés. La escandalosa sumisión de legisladoras y legisladores del oficialismo en las últimas dos semanas revela que el futuro nacional está secuestrado, en manos meretrices políticas y de sus lenones.

Harán lo que sea. Nosotros debemos decidir hacerlo también.

La amplia mayoría descontenta, desencantada o francamente opositora, salvo honrosas excepciones, está pasmada y silenciosa.

Las grandes derrotas electorales, legislativas, se han dado por una falta de coraje y una ausencia de civismo.

La destrucción de la vida pública se hubiera salvado con 10 puntos más de participación electoral en la elección intermedia. 44 millones de mexicanas y mexicanos se quedaron en casa en vez de salir a votar. De haberlo hecho, se le hubiera arrebatado a Morena y a sus aliados la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados.

El espejismo de los arrolladores triunfos de Morena en, por ejemplo, Quintana Roo y Oaxaca, se crea sólo si pasamos por alto que no votó ni el 40 por ciento de la lista nominal. En Hidalgo se quedó en casa el 53 por ciento.

El futuro dependerá del cambio de esa actitud.

Se siente en la sociedad civil una efervescencia y un deseo de enfrentar el abuso. Será cuestión de los partidos opositores ser sensibles a ese activismo y sumarse a él.

Ha pasado el tiempo de la política opositora de camarilla y clóset.

Llegó el tiempo del arrojo. De la valentía y la creatividad. De la organización.

Queda un año.

O cincuenta para arrepentirnos después.

@fvazquezrig

 

P.D. Que tengan feliz año. Nos leemos en enero.

 

Vistas: 386

Loadind...