Opinión

Barbosa: la lección

Jueves, Diciembre 15, 2022
Leer más sobre Elmer Ancona Dorantes
La gran lección que hoy nos ofrece el hombre de Zinacatepec es que el poder no es para siempre
Periodista y analista político. Licenciado en Periodismo por la Carlos Septién y Maestrante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales UNAM. Catedrático. Escribe en diversos espacios de comunicación. Medios en los que ha colaborado: Reforma, Notimex, Milenio, Grupo Editorial Expansión y Radio Fórmula.
Barbosa: la lección

Es siempre doloroso saber de la muerte de alguien, haya sido bueno o no en esta vida. El fallecimiento de un ser humano siempre cala, siempre simbra, siempre nos hace pensar en lo que fuimos, en lo que somos, en lo que seremos.

Y hoy, como poblanos, nos llena de tristeza enterarnos de la muerte del gobernador Miguel Barbosa Huerta. No tuve el gusto de conocerlo en persona, pero todos los días estaba pendiente de lo que decía, de lo que hacía… de lo que callaba.

En lo estrictamente humano, no nos toca juzgarlo porque de eso se encarga Dios. Sólo Dios tiene la facultad de decir si ganamos boleto al cielo o si nos sacamos pase directo al mismísimo infierno.

Como creyente católico me daba gusto escuchar a Barbosa decir que todos los días rezaba sus Padre Nuestro y sus Ave María pidiendo por sus gobernados. “Aunque no lo crean”, afirmaba.

Más artículos del autor

También agradaba a mis oídos escucharle decir que cuando podía iba a escuchar la misa a Catedral y estrechar la mano de su amigo, el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa.

No hago énfasis en el hecho de que sea católico practicante, sino que como político se haya atrevido a decir, públicamente, que era un hombre de fe y que oraba constantemente por su pueblo. Eso no cualquiera lo hace.

La mayoría de los políticos cristianos-católicos son agachones, cobardes, timoratos para expresar sus creencias; les da miedo regirse por los principios de su Creador: el amor, la verdad, la caridad, la misericordia, la piedad.

Ya habrá oportunidad, posteriormente, de destacar o de criticar la parte política de Miguel Barbosa, porque si algo nos dejan como legado los gobernantes, los políticos, es precisamente su forma de actuar como funcionarios públicos.

La gran lección que hoy nos ofrece el hombre de Zinacatepec, de Tehuacán, es que el poder no es para siempre, como la vida misma: Hoy estás, mañana no. En polvo eres y en polvo te convertirás.

Eso lo deben tener grabado en la mente todos los políticos de Puebla y de México: De nada te sirve atesorar oro, riquezas y poder en este mundo porque nada te llevarás.

Deben entender, en primera instancia, que todo poder viene de Dios. De nadie más. El poder no lo obtiene el político por sus gracias, por su entusiasmo, por su empatía, por su carisma. Eso es vanidad de vanidades. Es narcisismo puro.

¿Y por qué las malas personas, señaladas de ser ladrones, corruptos, ineptos, criminales llegan a ocupar posiciones de poder? Porque en el Plan de Dios está escrito que así debe de ser para cumplir con sus designios.

Las lecciones del mal, por muy dolorosas que sean (v.gr. nazismos, fascismos) motivan acciones para generar y potenciar el bien; no es que del mal nazca el bien, sino que Dios se vale aun del mal -y de la gente malvada- para convertir y salvar almas. Cosas extrañas de la vida.

Con toda probabilidad Miguel Barbosa Huerta, en lo público y en lo privado, hizo cosas buenas por su pueblo, por su gente, por los más necesitados. Para algo recibió ese poder, pese a todas las contrariedades políticas que atravesó.

Ya habrá tiempo para que los poblanos lo juzguen en lo político y administrativo. Hoy solamente queda a los grupos de poder y de presión, a los partidos, no aprovechar el momento para utilizar su imagen como botín político.

Que sean momentos de cohesión y no de perversión; que sean tiempos para aprender la lección. El poder es efímero. El poder se baja en cada estación. El poder no es para siempre.

Pasados los días de duelo serán tiempos propicios para elegir a la mejor mujer o al mejor hombre para gobernar este hermoso estado, pensando en el bienestar de los poblanos y no de un solo grupo político.

Descanse en paz, Miguel Barbosa Huerta. Abrazo solidario a su familia, a sus amigos, a la gente de su partido.

@elmerando

Vistas: 695

Loadind...