El derecho de las mujeres a decidir

Martes, Abril 6, 2021 - 18:44

Todavía hay 30 entidades que criminalizan a las mujeres que interrumpen su embarazo

Politóloga, Maestra en Gobierno y Administración Pública, Secretaria de la Comisión Nacional de Redes Sociales de Movimiento Ciudadano. Ex candidata a Diputada Local

Las mujeres en México hoy estamos emprendiendo distintas luchas a favor de nuestros derechos. A favor de vivir una vida libre de violencias, en contra de la violencia feminicida que incluye la falta de acción y complicidad del Estado para prevenirla y combatirla, pero también una lucha vital para que se nos  reconozca como sujetas políticas de derecho, nuestra lucha hoy también es por nuestros derechos sexuales y reproductivos, por nuestro derecho a decidir sobre nuestros cuerpos.

 

Vivimos en un país donde el Aborto es la cuarta causa de muerte materna. Los abortos suceden aún cuando estén penalizados. De las 32 entidades federativas, solo en dos se ha logrado la despenalización, en la Ciudad de México se logró en 2007 y en Oaxaca apenas en 2019, en las demás entidades continuamos con legislaciones restrictivas, punitivas y que criminalizan a las mujeres que deciden interrumpir su embarazo.  

 

Abortar de forma segura en México, es un privilegio de clase, las mujeres que tienen el dinero y los medios, acceden a abortos seguros, donde su salud no es puesta en riesgo y tampoco son objeto de condena social. Sin embargo las mujeres en situaciones de pobreza, que viven en marginación y contextos de violencia, recurren a abortos clandestinos que no solamente ponen en riesgo su salud sino su vida, y además son víctimas de la penalización y la estigmatización social.

 

Las mujeres no deberían morir en México por querer decidir, las mujeres no deberían morir en México porque hay un Estado que ignora sus demandas, no deberían morir por legislaturas que legislan basados en un sistema de creencias y no en un sistema de derechos.

 

Garantizar el derecho de las mujeres a decidir, es transitar contra un sistema capitalista y patriarcal, ni la Iglesia, ni el marido, ni el Estado pueden coartar un derecho humano, ya la Corte declaró constitucional reconocer el acceso a la interrupción legal del embarazo hasta la semana  12 de gestación, pero los congresos locales han dilatado la discusión y mandado a la congeladora legislativa, diversas iniciativas a favor de la despenalización como en Quintana Roo, Veracruz y Puebla. La falta de voluntad política, atenta contra los derechos de las mujeres.

 

Los avances para garantizar nuestro derecho a decidir deben avanzar desde lo local, porque cada estado tiene su propio código penal, no existe un código penal único a nivel nacional. La lucha debe ser descentralizada y llevada a la periferia. Por eso los esfuerzos que realizan colectivas, activistas, feministas y mujeres en general es tan importante y digno de reconocimiento.

 

Hablar del aborto en México, es hablar de justicia social para las mujeres, es un asunto de salud pública, es un pendiente con una educación sexual integral desde las infancias y las juventudes donde el consentimiento sea una parte trascendental, es hablar de combatir la criminalización de las mujeres por querer construir un proyecto de vida, y porque dejemos de ser vistas como propiedad privada, no lo somos ni de la familia, ni del esposo, ni de la pareja, ni del estado, mi cuerpo es mío y mío es el derecho a decidir.

 

Impulsar esta lucha desde un sistema de derechos, visto como una deuda histórica y como un problema de salud pública, será la constante en las luchas del movimiento feminista en México, se lo debemos a las niñas, a las adolescentes, a las  mujeres indígenas, migrantes, afro descendientes y en condiciones de pobreza que viven todo tipo de violencias, incluyendo las sexuales. Necesitamos abordarlo de manera interseccional.

 

Es una lucha que no puede quedar inconclusa, porque aún cuando hay excluyentes para realizar el aborto, como en el caso de Puebla, no existe un procedimiento para poder acceder a él en el sistema público de salud.

 

 Las mujeres seguiremos dando la batalla, desde los congresos, desde las redes, desde las calles y en general desde la protesta. Educación Sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal, seguro y gratuito para no morir.

 

Marisol Calva

@Marisol_Calva 


Encuesta