Miércoles, 22 de Mayo de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



La educación: el refugio en la adversidad

Lunes, Mayo 13, 2019 - 19:04
 
 
   

Invertir en educación de calidad es afianzar las bases sociales.

«La pedagogía del oprimido, como pedagogía humanista y liberadora tendrá, pues, dos momentos distintos aunque interrelacionados. El primero, en el cual los oprimidos van desvelando el mundo de la opresión y se van comprometiendo, en la praxis, con su transformación; y, el segundo, en que, una vez transformada la realidad opresora, esta pedagogía deja de ser del oprimido y pasa a ser la pedagogía de los hombres en proceso de permanente liberación».

-Paulo Freire-

Las políticas que lo gobiernos latinoamericanos implementen deben estar basadas en una comprensión exhaustiva de la realidad del país, de la naturaleza y magnitud de los desafíos que enfrentan. Por supuesto, hablo de gobiernos que estén al servicio de sus habitantes, no de castas al servicio de intereses foráneos. Por eso, en la actualidad, en Latinoamérica resulta ineludible la responsabilidad de los Estados de garantizar una educación de calidad a todos los niños, niñas y adolescentes.

Cierto es que muchos países latinoamericanos sufren restricciones financieras. Contrariamente a lo que suele implementarse en tiempos de crisis, no es en la reducción del presupuesto educativo donde se encontrará solución; todo lo contrario: en la adversidad es cuando más educación necesitamos, invertir en educación de calidad es afianzar las bases sociales, es abonar el camino que a mediano y largo plazo mantenga acotada la brecha de desigualdad, asegurando así un crecimiento colectivo paulatino y constante.

La ciudadanía debe fortalecer su capacidad de vigilancia de las políticas educativas, poner la lupa en aspectos tales como calidad, acceso universal, equidad y calidad del gasto, y hacer que sus representantes trabajen en eso. Y si fuera necesario, reclamarlo. Porque nos guste o no, todo acto público es político y, como tal, el debate que se lleva a cabo acerca de los intereses de la sociedad, debe ser público.

Colocar el tema educativo en la agenda y en el imaginario político del país es una tarea de todes. Porque la conciencia política nace en la institución educativa; es aquí donde debe fomentarse la postura crítica, donde (como dice Freire) deben surgir no tanto las respuestas sino las preguntas, los cuestionamientos, las actitudes que devengan en la construcción de un futuro mejor para todes. 

Lograr que todes les actores del tejido social identifiquen la educación como un instrumento fundamental para configurar un proyecto de país no es fácil si algune de elles juega el papel de antagonista.

Antes, es necesario reconocer que la vida de las personas (de la ciudadanía en su conjunto) y del Estado están regidas por la educación como bien público y estratégico. Y es en la escuela donde se toma conciencia de esto, en todos sus niveles desde el primario hasta el universitario. Es allí donde deben analizarse los temas problemáticos -falta de empleo, inseguridad, género- y donde deben buscarse y generarse soluciones. A esto se denomina “politizar” la educación, comprometerla, integrarla al escenario social, aunque todavía haya sectores que le teman.

La ciudadanía  es parte  activa, tiene que contribuir a la construcción y sostenimiento de políticas públicas. Claro que la ciudadanía de ninguna manera se ocupará de las responsabilidades del Estado, sin embargo, será fuente de pensamiento y motor de movilización.

Desde esta óptica, es clara entonces la necesidad de considerar a la educación como un derecho humano fundamental de todos los habitantes del planeta, garantizado por cada Estado, y promover el ejercicio de los derechos humanos en las aulas desde el nivel inicial.

Participación ciudadana, toma de conciencia social acerca del rol de la educación, incorporación de nuevos actores al debate, construcción de políticas educativas efectivas, aumento de la matrícula en primaria, incremento por parte del Estado de la inversión, y posicionamiento de la educación como primer punto en la agenda nacional, eficiencia de los docentes a partir de presupuesto para su formación profesional… son algunos de los puntos que debemos contemplar.

Estoy convencida de que la ciudadanía provista de agenda, y por medio de estrategias de incidencia que involucran a los sectores sociales y estatales, tiene capacidad efectiva para posicionar políticas en el seno del Estado y, lo que es más importante aún, en el núcleo de la sociedad.

Cierto es que muchas veces las políticas educativas fracasan cuando no encuentran continuidad entre una gestión y otra, de un gobierno a otro; es precisamente en esos momentos donde la acción ciudadana debe vigilar que esas políticas positivas continúen, que se mantengan, que permanezcan estables y fuertes. La convivencia de la acción colectiva y el Estado fuerte es lo que se debe promover, aun a sabiendas de que los Estados fuertes apaciguan o neutralizan el movimiento social quitándole la supervisión del mismo, pero no hay que claudicar.

Para el pedagogo brasileño Paulo Freire, uno de los mayores pensadores de los siglos XX y XXI, la liberación de los oprimidos puede lograrse a través de la educación popular. Fue Freire quien definió al ciudadano como aquel “individuo en el gozo de los derechos civiles y políticos de un Estado”, y precisamente, el concepto de “ciudadanía” alude a la “condición de ciudadano”;  es así que comprendía que la alfabetización es la formadora de la ciudadanía. Es la fuente de modos de percibir el mundo, modos de ser, de sentir, de pensar, es en ese lugar  -la escuela- donde el individuo planifica, sueña su vida, sus ilusiones, sus esperanzas, sus metas… y visualiza su futuro.


Semblanza

Marcelina Romero

Argentina con residencia en Estados Unidos. Máster en Comunicación Política y Gobernanza Estratégica por la George Washington University (USA). Es comunicadora de los medios, analista política y consultora internacional. Cursó el Doctorado en Comunicación en la Universidad Nacional de La Plata (Argentina), y Es Licenciada en Enseñanza de las Artes Audiovisuales por la Universidad Nacional de San Martin de Buenos Aires (Argentina). Su recorrido académico estuvo marcado por la comunicación, el derecho y la creatividad. Posee el título de Directora y Productora de Radio y Televisión emitido por el ISER (Argentina); es Guionista de Cine, por GuionArte (Argentina). Atravesada por la necesidad de comprender el mundo jurídico, en 2013, comenzó a cursar la carrera de Abogacía en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNLP (Argentina). Es miembro de la  Red de Politólogas -que busca visibilizar el trabajo de las mujeres dedicadas a la Ciencia Política latinoamericanista. Miembro de National Association of Hispanic Journalists (NAHJ), y de la Red Jóvenes Políticos de las Américas puesto en marcha por la Fundación Ciencias de la Documentación (España) y la Sección de Apoyo a las Instituciones Representativas de la Organización de los Estados Americanos (OEA - Washington).-. Ha participado en la Misión Internacional Electoral “Elecciones Presidenciales de los Estados Unidos, 2016”. Es integrante del Observatorio de Estudios Electorales y Político Institucionales (OEEPI) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNLP (Argentina).  Condujo la primera mañana de Radio Universidad Nacional de La Plata durante 7 años, entrevistando a políticos, artistas, funcionarios, etc. Y ha trabajado en Radio Nacional de Buenos Aires, Radio Provincia, TV Universidad de La Plata, todas de Argentina. Se desempeña como corresponsal de Radio Universidad Nacional de la Plata (Argentina), en Midwest, USA , es columnista de noticias internacionales para  ABC Latino Media Network Radio (New York) y es responsable de la comunicación estratégica de Latino Public Radio Consortium (LPRC), la  cual engloba a las emisoras públicas en Puerto Rico y Estados Unidos. Escribe para la revista Democrática (Brasil) , “Contexto y Política (República Dominicana), Conexión, Gobierno y Sociedad (México). Twitter: @lmarcelinaromer  Instagram: Marcelina Romero

Ver más +

Encuesta