Martes, 25 de Junio de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Educación y futuro: un relato de ciencia ficción

Lunes, Marzo 25, 2019 - 14:30
 
 
   

“Sin embargo, antes de llegar al verso final ya había comprendido que no saldría jamás de ese cuarto

“Sin embargo, antes de llegar al verso final ya había comprendido que no saldría jamás de ese cuarto…”

Gabriel García Márquez. Cien años de soledad.

Ciudad de México. 10 de marzo de 2049. La sesión de la Cámara de Diputados en la que se tenía programado el inicio de la discusión sobre el proyecto de dictamen de la nueva reforma educativa planteada por el nuevo gobierno federal que tomó posesión el primero de diciembre pasado y que plantea realizar la transformación profunda del sistema educativo que en palabras del flamante Presidente de la República “pondrá a México a la altura de los desafíos que plantea el mundo en la segunda mitad del siglo veintiuno que está ya a la puerta”, tuvo que ser suspendida debido a que los accesos a la sede legislativa de San Lázaro fue bloqueada por grupos de profesores que se oponen a los cambios propuestos.

Los manifestantes que impidieron el acceso y la salida de los diputados y del personal que trabaja en la cámara, son integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que lleva varias décadas sosteniendo una postura contraria a las diversas reformas que se han realizado cada seis años, como es ya prácticamente una tradición en el sistema político mexicano, puesto que han venido señalando que estas modificaciones constitucionales y legales atentan contra los derechos del magisterio y son impuestas por los organismos internacionales que buscan privatizar la educación pública del país para orientarla exclusivamente hacia los intereses de los grandes capitales de las empresas transnacionales.

Por su parte, el titular del ejecutivo federal y el recién nombrado Secretario de Educación Pública han declarado insistentemente que esta nueva reforma sexenal no solamente no afecta los derechos de los trabajadores de la educación sino que tiene como finalidad apoyar su trabajo a través de un ambicioso programa de formación y actualización permanente y un sistema de carrera magisterial que ofrece estímulos importantes para retribuir la importante labor que realizan los profesores en la formación de los niños y adolescentes.

El gobierno actual, como consta en el discurso del nuevo presidente desde su campaña y en su toma de posesión, sostiene que la educación es una prioridad central en su proyecto de gobierno pues como han mostrado los casos de muchos países del mundo, apostar por la mejora sustancial de la formación de los futuros ciudadanos es una de las claves más importantes para detonar el desarrollo y generar mejores condiciones de vida a través de oportunidades de empleo para todos.

El nuevo encargado de la SEP ha sostenido que las reformas de los sexenios anteriores han sido fallidas pues no han abordado los problemas centrales del sistema educativo nacional (SEN) que como muestran los resultados de las evaluaciones nacionales e internacionales muestran enormes deficiencias en el aprendizaje de conocimientos básicos de Matemáticas, Español, Ciencias Naturales y Sociales, además de no haber logrado incorporar la enseñanza del Inglés que se ha venido planteando como una necesidad formativa para este mundo globalizado desde la reforma del año 2013.

Además de estas deficiencias, los estudios demuestran también que la educación en México no solamente no está sirviendo para combatir la desigualdad y generar mayor equidad sino que está siendo un factor que contribuye a reproducir y ahondar las enormes brechas entre los sectores favorecidos y los pobres.

El nuevo proyecto de reforma plantea los cambios que realmente se necesitan para revertir estas deficiencias, pues se trata de un modelo incluyente, flexible, plural, pertinente, de excelencia, intercultural y plurilingüe que se centra en una visión humanista que busca la formación integral de los educandos a partir de un plan eficiente y pertinente de formación inicial y permanente del profesorado.

Para su elaboración, la SEP ha escuchado a todos los maestros, directores y padres de familia mediante la realización de foros de consulta que se llevaron a cabo en el mes de diciembre en todos los estados y en la capital del país.

Por su parte, los legisladores también han realizado mesas de consulta en la que un gran número de académicos especialistas en política educativa, rectores de universidades, directores de escuela y profesores han presentado sus propuestas de cambio para la mejora de la educación.

El proyecto de dictamen para esta nueva reforma –la enésima en la historia reciente del país- está prácticamente listo para su discusión, modificaciones y aprobación en el pleno, pero los líderes disidentes del magisterio han realizado marchas y plantones que han ocasionado caos en la capital del país y han expresado que no permitirán que los legisladores sesionen para dar cauce a esta propuesta hasta que se garantice que se van a incluir todas sus peticiones en el nuevo marco normativo.

Los legisladores están divididos pues mientras algunos grupos han pedido buscar una sede alternativa para dar trámite al dictamen, otras bancadas se han pronunciado por no continuar con la discusión hasta que no se agote el diálogo con la coordinadora.

Mientras tanto, los directores y profesores comprometidos con su labor siguen diariamente asistiendo a sus escuelas tratando de hacer lo mejor por la formación de sus alumnos dentro de la confusión y la incertidumbre que permea su trabajo cotidiano por esta indefinición entre la incipiente aplicación de la reforma educativa anterior para la que han sido capacitados nuevamente hace pocos meses y la posible pero aún indefinida entrada en vigor de la nueva reforma de la que desconocen las concreciones y cambios reales que va a implicar en el currículo y en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Al mismo tiempo, los padres de familia siguen diariamente llevando a sus hijos a la escuela y trabajando arduamente por darles una educación que esperan que les garantice un mejor futuro.

¿Y los niños? ¿Y los adolescentes? Parece que nadie está pensando en ellos. Parece que sirven solamente para hacer discursos encendidos sobre el futuro, ese futuro que nunca llega porque el destino nos tiene atrapados en un círculo en el que cada seis años todo vuelve a empezar.


Semblanza

Martín López Calva

Doctor en Educación por la Universidad Autónoma de Tlaxcala, maestro en Educación superior por la misma universidad y en Humanismo universitario por la Universidad Iberoamericana Puebla. Ha sido dos veces “Lonergan Fellow” por el Lonergan Institute de Boston College (1997-1998 y 2006-2007). Fue coordinador del doctorado interinstitucional en Educación y enlace de la UIA Puebla en el campo estratégico de “Modelos y políticas educativas” del sistema universitario jesuita (SUJ) desde agosto de 2007 hasta marzo de 2012 y académico de tiempo completo en esta universidad desde abril de 1988 hasta marzo de 2012 donde obtuvo el reconocimiento de académico numerario e imparte hasta la fecha cursos de licenciatura y posgrado en el área de Educación. Tiene experiencia docente a nivel de licenciatura, posgrado y formación de profesores en la UIA Puebla, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, Universidad de las Américas Puebla, Universidad Anáhuac y otras desde 1988. Actualmente es Director académico de posgrados en Artes y Humanidades de la UPAEP. Ha publicado diecisiete libros sobre temas educativos (los más recientes: Educación humanista –tres tomos- en Ed. Gernika y Gestión curricular por competencias en educación media y superior, en coautoría con Juan Antonio García Fraile), diez capítulos en libros colectivos y alrededor de 45 artículos en revistas de educación.

Ver más +

Encuesta