Viernes, 5 de Junio de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



El INE: Consejeros inmaculados en entredicho

Miércoles, Agosto 2, 2017 - 13:20
 
 
   

El riesgo de que la elección presidencial esté cargada a favor del PRI

El proceso electoral estatal del pasado mes de junio -especialmente en el estado de México, anunciado con anticipación su desenlace favorable al tricolor gracias a prácticas antidemocráticas-, presenta costos no calculados para el actual grupo en el poder.

La descarada injerencia gubernamental en elecciones tendría, entre otros objetivos, la intención de provocar para generar movilizaciones que permitieran montar una campaña de desprestigio al  principal adversario de la actual élite gubernamental: López Obrador.

La fórmula era ganar, ganar: se quedaban con la gubernatura y además descarrilaban al enemigo a vencer sometiéndolo a un enésimo linchamiento mediático. Apostaron al aparente letargo social.

La emergencia de actores de elevado prestigio y autoridad política, académica y social, sin filiación partidista, rompió el esquema. La semana pasada la iniciativa ciudadana “Ahora” -integrada entre otros por Cuauhtémoc Cárdenas, Emilio Álvarez Icaza, Denise Dresser, Alfredo Figueroa-, demandó la anulación de las elecciones en el Estado de México y Coahuila e incluso la renuncia de los actuales consejeros nacionales por su actitud omisa, negligente y parcial en las pasadas elecciones.

La denuncia es delicada, afirman que “desde la presidencia de la República y desde los gobiernos estatales se favoreció al PRI echando a andar la maquinaria electoral que gastó ilegalmente miles de millones de pesos sin que la autoridad electoral haya advertido, siquiera de forma verbal, que eso no se puede hacer”. Lo grave de la actitud  pasiva del órgano electoral, como afirma Cárdenas, es que éste pudiera ser el esquema para las elecciones presidenciales del próximo año.

La conclusión es tajante: renovar completamente al INE antes de la elección. Los actuales consejeros electorales ciudadanos no son garantía de equidad y certeza para los procesos electorales estatales y el federal del 2018. 

Hasta hoy las distintas anomalías –mayores, menores, graves- en el largo proceso de cambio político  habían sido procesadas sin llegar a la exigencia de cambiar a todos los consejeros. En los tiempos presentes tenemos una real crisis de credibilidad. Nos encontramos en la víspera del cambio presidencial y la sociedad desconfía del órgano electoral.

Se mantenía el supuesto de una institución con consejeros inmaculados, sin manchas graves en su honorabilidad gracias a la serie de dispositivos constitucionales que inhibirían la influencia de actores partidarios y gubernamentales en el aparato organizacional del instituto y en los procesos electorales.

En cierto sentido así fue en elecciones para diputaciones federales y senadurías, no ha ocurrido lo mismo en las presidenciales. Las dos últimas han sido severamente cuestionadas. Sus claroscuros acabaron determinando la dinámica de reformas. No hay institución del Estado  mexicano que haya sufrido tantos cambios. Todo con el fin de procesar los conflictos electorales de modo pacífico y otorgar certeza.

Por eso los cambios en las reglas siempre han sido exigencia permanente de la sociedad, ninguna provino de las autoridades o del Partido Revolucionario Institucional.

Sin embargo con todo y las adecuaciones que han ampliado la vida democrática y los espacios para la oposición, esta última no ha podido detener el influjo del priismo en los órganos electorales y en diversas instituciones de la república. El PRI ha sobrevivido, en parte por la candidez opositora, en parte porque, una vez iniciado el proceso de liberalización democrática, construyó su propia agenda para extender al máximo el tiempo en el poder y regresar al mismo. En sus prioridades no se encuentra la democracia, sí su predominio en instituciones clave.

El priismo concedió en lo general las adecuaciones pero  siempre se reservó -como en los contratos leoninos- anotar en letras chiquitas, atribuciones de control marrullero, además de enquistar en puestos claves y en el servicio profesional de carrera (desde los inicios ciudadanos) agentes expertos en boicotear toda medida o acuerdo de operación encaminado a fortalecer funciones arbitrales equitativas y de combate a la opacidad, en el uso de los recursos y de estricta fiscalización de propaganda en medios de comunicación.

La agenda para garantizar transparencia y equidad en recursos públicos, nunca fue más allá de lo que la élite priista podía conceder.  Expertos en el uso abusivo del entramado jurídico electoral, siempre dejaron en el clausulado particular atribuciones para no cerrar sus márgenes de maniobra y uso interesado de las instituciones. Incluso, derivado de la última reforma de 2013, el control de los órganos electorales locales por parte del INE, resultó ser inútil, anodino y de tolerancia respecto a la sumisión que mostraron con sus respectivos gobernadores.

A pesar del ocultamiento mediático de la exigencia de “Ahora” para anular elecciones en dos estados, se ha puesto ya en la agenda pública la imagen de un INE afín al partido en el poder, que pretende usar ilegalmente recursos públicos para mantenerse en él, sin importar al costo ni los medios para ello, lo cual es un delicado indicio de regresión autoritaria que pondría en riesgo lo alcanzado e incluso la paz social.

Desde luego que no es un asunto menor para la sociedad.

Más allá de la exigencia de su renuncia, los consejeros electorales, por las graves y delicadas omisiones en el preámbulo de un proceso electoral presidencial, son hoy árbitros débiles, sin credibilidad en su honor y convicción democrática.

El escenario es de nubarrones. No se observa que tengan la intención de renunciar, tampoco es previsible un cambio de actitud de los consejeros. El INE se ha convertido en una torre de cristal cuyos moradores, en muchos casos completos desconocidos y con evidentes compromisos con el PRI, acabaron, como ocurrió con algunos partidos de oposición, siendo colonizados por el poderoso influjo del poder presidencial mexicano. Pésima señal para el 2018. 

gnares301@hotmail.com

http://aristeguinoticias.com/1807/mexico/urge-ahora-detener-rios-de-dinero-ilegal-del-pri-y-pide-renuncia-de-consejo-del-ine/


Semblanza

Guillermo Nares

Doctor en Derecho/Facultad de Derecho y Ciencias Sociales BUAP Autor de diversos libros Profesor e investigador de distintas instituciones de educación superior

Ver más +

La Corte de los Milagros

Pasan todos de panzazo

Encuesta