La caravana de migrantes que salió de Chiapas rumbo a la ciudad de México, llegó a Huehuetán, luego de una caminata de 5 horas, sin que hubiera presencia del personal de Migración.

El grupo está compuesto, en su mayoría, por centroamericanos, algunos de los cuales migrantes llevan bajo el brazo un supuesto amparo que les permite el libre tránsito. 

Caminan a la ciudad de México para buscar solución y ser atendidos por la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) y por el propio INM.

Unos desde hace dos años y otros hasta hace unas semanas, llegaron a Tapachula y no han podido obtener la regulación migratoria, por lo que decidieron organizar la Marcha por la Paz, la Justicia y por la Libertad de los Migrantes.

El salvadoreño Eduardo Ángel Polanco, quien viaja junto con su familia, aseguró que “nos hemos amparado ante un juez federal, como pueden ver, hay otros acá (en la caravana) y nos dieron este documento federal”.

Dijo que van en la caravana porque Migración “está rompiendo este documento; Este documento legal que nos autoriza pasar libremente de la frontera sur a la frontera norte. Pero Migración lo que hace es que nos está bajando de las unidades del transporte y nos está rompiendo los documentos y nos está regresando a la cárcel a Tapachula”.

Solicitó al gobierno federal que los dejen caminar y respeten la ley y sus derechos humanos.

Al arribar a Huehuetán, personal de Protección Civil les proporcionó agua para el aseo personal y beber, en tanto, la diócesis de Tapachula y algunos organismos civiles les dieron comida.

Mientras tanto autoridades informaron que 252 extranjeros, la mayoría centroamericanos, fueron asegurados.