El presidente Andrés Manuel López Obrador descartó negociar con la oposición modificaciones al proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2022 a cambio de que se apruebe la reforma eléctrica, ya que hacerlo, “es politiquería”.

Durante su conferencia de prensa matutina, destacó que la propuesta enviada tiene que ver con la transformación de México y es distinta a la impuesta por gobiernos anteriores, por lo cual, pidió recordar que, desde su campaña a la Presidencia, y desde hace 20 años, se prometió aplicar una política económica nueva, dejando a un lado el neoliberalismo.

Luego de ser cuestionado sobre si aceptaría cambios al Presupuesto 2022, el mandatario señaló que no se pueden quitar recursos al pueblo, ni se puede detener el desarrollo del país para beneficiar a minorías.

Asimismo, cuando le preguntaron si negociaría con el PRI a cambio de la reforma eléctrica, señaló que no lo haría pues eso es politiquería, criticando que anteriormente las decisiones se negociaban “en la cúpula”, a espaldas del pueblo y siempre se ponían de acuerdo porque les iba bien a los de arriba, pero muy mal a los de abajo. Ningún tipo de negociación que afecte al pueblo, dijo.

Agregó que el Presupuesto de Egresos para el siguiente año no puede ser una moneda de cambio porque se necesita transformar al país y no dar tregua al combate a la corrupción.

"No, no porque se necesita transformar al país y no dar tregua al combate de la corrupción que es el principal problema del país. Si nosotros damos pasos para atrás, ya se frena la transformación. Y vamos muy bien, se va avanzando, la gente está contenta", puntualizó.

De acuerdo con el presidente, el plan de trabajo para el próximo año privilegia los programas de bienestar y las grandes obras de infraestructura porque benefician la economía de la población y el desarrollo del país.

Puso como ejemplo las vías férreas del país que con los gobiernos anteriores se privatizaron y se dejaron de utilizar.

Con información de Milenio.