La temporada de Día de Muertos está más viva que nunca en Atlixco con la llegada de 15 mil personas tan solo a tres días de la inauguración del Valle de las Catrinas que se conforma por figuras monumentales alusivas a las fechas de Todos Santos, las cuales fueron hechas y decoradas por manos atlixquenses.

Se trata de cinco figuras: dos catrinas, un catrín y un Xoloitzcuintle, distribuidos estratégicamente en la ciudad, para llevar a los turistas a un recorrido multicolor y que rinde homenaje a los que ya partieron, como reza la frase luminosa colgada en la fachada del palacio municipal.

Desde la noche de su inauguración las figuras de entre 5 y 8 metros de altura atraen a turistas y habitantes del municipio para tomarse la foto del recuerdo, este tipo de atractivo es único en el estado de Puebla, con lo cual se da un giro de 180 grados al producto turístico principal de la temporada, dejando de lado el tradicional tapete de flores.

Fueron los integrantes del colectivo Tlacuilo encabezado por los hermanos Martínez Caltenco quienes les dieron color, luz y vida a las figuras; “dejaron en ellas alma y corazón” aseguró la alcaldesa Ariadna Ayala Camarillo durante la inauguración.

Este quinteto de atracciones tuvo un costo de 232 mil pesos es decir cerca de 100 mil pesos menos que el mosaico floral, la presidenta señaló “que con esta propuesta no solo se innova en el tema de productos turístico, sino que además “se optimizan los recursos”.

Por su parte, la secretaría de turismo Martha Ornelas, aseguró que hay una nueva forma de disfrutar Atlixco a partir de la nueva administración que busca innovar en el tema, de igual manera aplaudió este proyecto, que además de crear nuevas experiencias turísticas, les permitirá a los visitantes conocer y reconocer el municipio, incentivar la generación de empleos y la derrama turística: "Gracias por contribuir al posicionamiento turístico del estado de Puebla".