Las 20 personas detenidas por entrar a la sede del sindicato del ayuntamiento de Puebla en la colonia Azcárate no han sido presentadas ante un juez, y siguen a disposición del Ministerio Público en espera de que la Fiscalía General del Estado (FGE) judicialice su caso. 

Aunque fuentes policiacas aseveraron que los 16 hombres y cuatro mujeres arrestadas por este hecho enfrentarían cargos por robo, daño en propiedad ajena y lesiones, por haber golpeado al vigilante, las autoridades ministeriales continúan con la integración de la carpeta de investigación para poder resolver su situación jurídica. 

Hasta entonces y una vez que venza el plazo de 48 horas que marca la ley, se conocerá si la fiscalía decide o no judicializar el asunto y bajo qué cargos. 

Aunque entre la gente cercana al sindicato que dirige Gonzalo Juárez Méndez surgió la hipótesis de que podría tratarse de un autorobo, el caso es investigado con hermetismo, incluso no se ha revelado la identidad de los asegurados y tampoco si podrían ser personas que simpatizan con el líder sindical o si son disidentes

Por lo anterior, se espera que conforme avancen las investigaciones en el tema, las autoridades correspondientes brinden mayor información y esclarezcan los hechos. 

El 11 de octubre, cuatro días antes de la salida de Claudia Rivera Vivanco, por mayoría de votos el Cabildo de Puebla otorgó 100 plazas laborales en el ayuntamiento. 

Lo anterior desató inconformidad y una protesta encabezada por Gonzalo Juárez Méndez, líder del sindicato de burócratas “Benito Juárez”; las quejas derivaron en destrozos y vidrios rotos en el Palacio Municipal.

Días después de aquellos disturbios, la madrugada del 18 de octubre un grupo de personas irrumpió en las oficinas sindicales del ayuntamiento, en el número 1305 de la calle 24 Sur, donde golpearon al vigilante y se apoderararon de dinero efectivo, además de causar destrozos en el inmueble.