De acuerdo con los avances en la investigación, el grupo delictivo que intentó asesinar al empresario restaurantero Eduardo Beaven Magaña en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), tenía más de un mes vigilando sus movimientos.

Luego de que autoridades capturaron a Geovany “M” alias “El Alemán”, líder de la célula delictiva afiliada a La Unión Tepito, se encontraron entre sus pertenencias fotografías del empresario, así como al menos cuatro rutas que seguía en distintos GPS y teléfonos celulares de los detenidos.

Dichas rutas eran utilizadas constantemente por el empresario para ir a reuniones, comidas o visitar a sus familiares y círculo cercano en la Ciudad de México, e incluso en Cancún, donde la víctima tenía varios negocios del mismo ramo.

Asimismo, trascendió que los sicarios de la célula delictiva, cobraron más de 2 millones de pesos por realizar el asesinato, aunque los atacantes solo recibirían 2 mil pesos.

Las autoridades capitalinas descartaron que los móviles de este atentado hayan sido la extorsión o el robo, pues aparentemente se trató de un ataque directo relacionado con las actividades del empresario, que este mes abriría 15 restaurantes en la zona turística de Cancún, Quintana Roo.

Detienen a más implicados

La mañana del domingo, la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) en coordinación con la Marina y personal de la Policía de Investigación (PDI) de la fiscalía capitalina, detuvieron a cuatro personas más relacionadas con el atentado.

Según información de la SSC, los detenidos están vinculados con un grupo delictivo dedicado a la extorsión, secuestro, venta de droga y sicariato.

Los imputados fueron identificados como Rogelio “R”, alias El Memín; Lesli “N”, alias La Lu; María del Carmen “R”, La Carmencita, y Geovany “M”, El Alemán, quien supuestamente es el jefe de sicarios de esta célula que controlaba a varios sub grupos delincuenciales en la Ciudad de México y el Estado de México.

 

Con información de El Universal