Habitantes de la ciudad de Oaxaca enfrentan una acumulación de basura en las calles luego de que el sindicato 3 de marzo suspendieran el servicio de recolección de basura argumentando que Oswaldo García Jarquín, presidente municipal, no les paga prestaciones ni el combustible para los camiones.

Pablo Gómez, secretario general del Sindicato Independiente 3 de marzo del Ayuntamiento de Oaxaca, acusó al presidente municipal, Oswaldo García Jarquín, de negarles una respuesta a sus demandas.

Gómez señaló que el presidente municipal no ha cumplido con el contrato colectivo de trabajo, ha despedido injustificadamente al personal, no pagó las prestaciones establecidas y se ha negado a cubrir la cuota de combustible de los camiones recolectores, la cual es una obligación, pues las unidades no son particulares, sino activos del ayuntamiento de la ciudad.

“Varios vehículos están descompuestos, porque no quiere pagar sus reparaciones en el taller y los pocos que circulan, no se les quiere pagar ni el combustible. Es la sexta vez que nos recortan el combustible y no nos notifican, mientras el edil se niega a entregar cuentas de los fondos que maneja a discreción en su administración” señaló el líder sindical.

Señaló que, en lo que va del año el servicio se ha suspendido en 6 ocasiones, sin que a la fecha se atiendan sus solicitudes. Alrededor de 70 camiones serían los que quedarían varados, afectando a decenas de colonias, por lo que se pidió a la ciudadanía su comprensión y no sacar la basura para evitar infecciones.

Debido a la suspensión de labores se comenzó a formar una pirámide de bolsas de basura en las calles, las cuales han roto los perros callejeros, y luego de las fuertes lluvias, causaron inundaciones al obstruir las coladeras.

En algunas calles la basura acumulada impide el tránsito de automovilistas y el paso de peatones, aparte de representar un potencial riesgo sanitario al encontrarse en una zona turística.