Esta semana se vio marcada por una de las imágenes más escalofriantes en el mundo del deporte y ocurrió en el marco de la semana 2 de la NFL, más precisamente en la derrota de los New York Giants del pasado jueves por la noche ante Washington Football Team (30-29). El jugador de los Giants, Nick Gates, sufrió una fractura en la pierna izquierda y tuvo que ser sometido a una cirugía este viernes por la mañana.

Gates, quien es uno de los capitanes de su equipo e iniciaba su primer juego desde 2019 como guardia izquierdo, fue víctima de una lesión tan impresionante que incluso la transmisión de NFL Network decidió no mostrar una repetición.

“Rompí esa mierda por la mitad”, le dijo Gates a su agente Jon Perzley, de acuerdo con información de ESPN.

Esta desafortunada acción tuvo lugar durante el primer cuarto, cuando Nick se enredó al intentar un tacle defensivo contra Jonathan Allen. Los jugadores que se encontraban cerca de la acción advirtieron rápidamente que el jugador de los Giants se retorcía de dolor, por lo que el personal médico apresuró el paso para entrar al campo de juego. El entrenador, Joe Judge, consolaba a su pupilo mientras le inmovilizaban la pierna.

Evidentemente, su salida del terreno de juego tuvo que ser rápida, aunque no perdió emotividad debido a que Gates recibió primero el cariño de sus compañeros de equipo y de varios rivales, quienes se acercaron a desearle lo mejor; después tuvo el ánimo suficiente para saludar a la multitud mientras lo llevaban al vestuario. Finalmente, fue trasladado a un hospital local, donde permaneció durante la noche y se le realizaron los estudios para la cirugía.

“Nick es un luchador, un líder. Por algo es nuestro capitán. Pero al verlo derribado, se ve el impacto que tuvo en el equipo”, comentó su compañero Saquon Barkley tras la caída de los Giants.

Su entrenador también salió a hablar acerca de la importancia que tiene para el vestuario un Nick Gates que inició los 16 partidos como centro la temporada pasada y también en la semana 1 de esta campaña, contra los Denver Broncos.

“No puedo decir lo suficiente sobre Nick en términos de lo que hace por el equipo. Cómo trabaja, la energía, el espíritu y la competitividad que aporta a diario. Es un tipo de equipo con todo incluido. Ha sido un gran líder para este equipo. Sale y no parpadeé ni una sola vez”, advirtió Judge.

El cambio de posición que tuvo Nick Gates se debió a la baja del escolta Shane Lemieux, por lo que ahora los Giants deberán ver cómo se las ingenian para su próximo compromiso que será este domingo ante Atlanta Falcons. Cabe mencionar que este equipo también tiene en la lista de lesionados el ala cerrada Evan Egram, por lo que después de este contratiempo el equipo de la Gran Manzana se quedará sin su capitán por un considerable lapso.

Foto: Captura de Pantalla de Twitter