Debido a que los contagios de covid-19 no cesan en el país, gobernadores encabezaron la ceremonia del Grito de Independencia en sus estados de manera virtual o en plazas sin gente.

En Baja California, Víctor Castro Cosío dio su primer Grito de Independencia en una ceremonia restringida sólo a  medios de comunicación  y al gabinete del gobernador.

Layda Sansores dio su primer Grito de Independencia como gobernadora de Campeche desde el Palacio de Gobierno del estado y sin presencia de público.

El gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, por segundo año, encabezó la ceremonia en el Palacio del Gobierno pero en esta ocasión sin asistentes a causa de la pandemia.

En su último grito, gobernador de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez, vitoreó a los héroes a los colimenses que se sumaron a la insurgencia y al personal del sector salud de la entidad.

Acompañado de servidores públicos, Alfredo Del Mazo, dio el Grito de Independencia en el Estado de México sin asistentes ni puestos de antojitos mexicanos o comida típica ni banderas ondeando en la Plaza de los Mártires de Toluca.

Héctor Astudillo celebró su último Grito de Independencia en Guerrero a 28 días de entregar el gobierno. El mandatario estuvo acompañado de su esposa, Mercedes Calvo Elizundia y sus nietos

El gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, encabezó su último Grito de Independencia ante una Plaza de Armas vacía y en medio de un aguacero.

Por su parte y también ante una plaza vacía, Alfonso Durazo dio  su primer Grito de Independencia en Sonora . “Viva el Sonora profundo”, exclamó el gobernador desde el balcón de Palacio de Gobierno ante una Plaza Zaragoza sin asistentes.

A puerta cerrada, por el covid-19, Alejandro Murat, gobernador de Oaxaca,  dio el Grito de Independencia desde el balcón superior del Palacio de Gobierno, según reportes del diario Milenio.