Docentes de primarias federales de Tecamachalco se plantaron en las instalaciones de la Secretaría de Educación en la ciudad de Puebla luego de que la Policía Estatal detuvo a sus compañeros Marco Antonio y Joel durante el desalojo violento de una protesta realizada este miércoles.

La protesta de al menos 150 docentes era para reclamar la falta de pago de sueldos y bonos, así como para exigir la destitución de Omar Domínguez, supervisor escolar de la zona 021, a quien denunciaron por escrito la semana pasada por presuntos antecedentes de anomalías en Tlacotepec de Benito Juárez.

“Sabemos que es una persona muy déspota y hay un audio en el que dice que a nuestra zona, la 021: se la chinga, porque se la chinga (…) nosotros somos gente de trabajo, no importa a quien se mande, pero no a él”, comentó una maestra de manera anónima.

Otro profesor declaró que a Omar Domínguez lo habían despedido “de dos escuelas” por conflictos con sus compañeros y hasta padres de familia.

El grupo de inconformes llegó a la Secretaría de Educación, que encabeza Melitón Lozano Pérez, con la intención de instalar un plantón, pero de inmediato arribaron elementos de la Policía Estatal para desalojar a una parte de la manifestación.

En esos momentos se desató una trifulca que derivó en la detención de dos hombres, aparentemente maestros, de quien no se ha informado su paradero ni su situación legal.

A pesar del desalojo más de una veintena de profesores lograron quedarse adentro de la dependencia para concretar su plantón, por lo cual colocaron carpas y casas de campaña con la intención de pernoctar en el patio.

Los profesores denunciaron que algunos compañeros se retiraron de la protesta después de que fueron lesionados durante el desalojo violento.

“Nos empezaron a pegar, nos agredieron con macanas, con patadas. Nosotros no les hicimos nada, solo les gritamos que nos dejaran, que éramos maestros y nuestra protesta era pacífica”, agregó otra docente.

SEP acusa agresiones

La Secretaría de Educación justificó que solicitó la intervención de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del estado para garantizar la integridad de los usuarios y personal administrativo, debido a supuestas “agresiones” de docentes.

En un comunicado señaló que impidieron el acceso y salida del edificio público mediante la colocación de cadenas y candados en las entradas, lo cual representa un riesgo para los usuarios en caso de una emergencia, además de “alterar el orden público”.

La dependencia sostuvo que la demanda de docente no tiene sustento legal, ya que la designación de Omar Domínguez fue con base a la ley vigente y normativa marcada por la Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros (Usicamm).

“La Secretaría de Educación, abierta siempre al diálogo, reiteró su compromiso con los docentes y personal administrativo, a quienes manifiesta el respeto a sus derechos laborales e individuales; el servicio para los usuarios se mantiene en horario normal”, concluye el documento.

SNTE 23 exige liberar a detenidos

Por su parte, la sección 23 del Sindicato de Trabajadores de la Educación (SNTE) reprobó la represión en contra de sus compañeros, además de que exigió respeto a sus derechos humanos y laborales, así como la liberación inmediata de los detenidos.

“Nuestros compañeros fueron reprimidos, agredidos y aprendidos de manera arbitraria y violenta en las instalaciones de la Secretaría de Educación, por elementos de la Policía Estatal atentando en contra de su dignidad e integridad humana, violentando su derecho a la manifestación”, condenó en un comunicado.