La reciente visita a Haras Ciudad Ecológica por parte del ingeniero Antonio Lozano, de la empresa ACISA, para la instalación de una nueva planta de tratamiento, confirmó lo importante de conservar y cuidar la vegetación y los bosques, ya que estos contribuyen en temporada de lluvias a la recarga natural de los acuíferos, por lo que en  futuros proyectos de vivienda en la ciudad es primordial brindarle más espacio a las áreas verdes y arboladas.

Y en esto Haras es un ejemplo, al contar con una amplia extensión de bosques y zonas verdes dentro de su fraccionamiento que le otorga en épocas de lluvia una valiosa recarga natural a los acuíferos, conservando y sosteniendo además sus lagos y pozos, señaló.

“Esta zona de Haras y Flor del Bosque por su condición natural permite una gran filtración de agua que la ciudad ya no tiene. Nuestra mancha urbana está pavimentada en un 99 por ciento y por ende nuestro acuífero en la Angelópolis está solo a un 30 por ciento, por eso tenemos que traer agua de Nealtican,  y me sigo preguntando por qué el agua que filtra la Malintzin no se aprovecha o recupera”, comentó Antonio Lozano.

“Es pavoroso lo que está sucediendo, las nuevas y modernas zonas habitacionales están llenas de concreto, por lo que es necesario crear proyectos donde prevalezcan más las superficies arboladas y verdes para que se contribuya a la recarga natural de los acuíferos. Una ciudad llena de concreto no permite que el agua se aproveche, toda se va muy rápido por las alcantarillas y hace que se desborden peligrosamente los ríos”.

“Con la nueva planta de tratamiento de agua en Haras, llamada de Rompimiento Molecular, vamos a permitir que el agua de lluvia la aprovechemos.  Queremos sacar la misma calidad de líquido semejante a la de un río, quizá con un poco de cloro, pero solo eso, sin causar daño, sobre todo que con esta planta podemos llenar hasta un nuevo lago. Tan solo en la ciudad de Monterrey las aguas tratadas las venden, y las utilizan para el riego o también para el lavado”.

 “Debemos reconocer el esfuerzo de los directivos de Haras por la inversión que realizan en estos sistemas, sin duda la ecología es cara y por ello muchos prefieren excluirla.  Así que buscaremos cumplir con la norma en el vertido de agua tratada, y con cero impacto ambiental, destacó.

Un dato contundente para el impulso y cuidado de las áreas verdes,  es que actualmente en la Angelópolis a cada habitante le corresponden en promedio, menos  de 6 metros cuadrados de áreas verdes, mientras que en Haras Ciudad Ecológica a cada habitante de este desarrollo le corresponden más de 200 metros cuadrados de floresta y bosque.