En 2021 aumentó en Puebla el comercio informal, pero reportan bajas ventas debido a la pandemia, por lo que un vendedor de periódicos puede ganar 20 pesos al día, y una vendedora de jugos 500 pesos, pero tiene que invertir en su mercancía.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI, en Puebla siete de cada diez personas trabajaban en la informalidad en el tercer trimestre de 2021.

Esto debido a que la tasa de informalidad laboral de este año es de 72.4 por ciento, un punto más que en 2020, cuando la tasa fue del 71.36 por ciento, mientras que en 2019, un año antes de la pandemia, la tasa se ubicó en 72.05.

Oswaldo Ortiz, músico andino que toca la zampoña, lleva 21 años dedicándose a la música; en marzo de 2020, en la parte más dura de la pandemia, llegó a ganar únicamente 45 pesos al día.

En entrevista comentó que no tiene estudios relacionados a la música y su interés comenzó porque en la escuela llevó un taller de rondalla, y confesó que le hubiera gustado estudiar una licenciatura en música, pero no tuvo la oportunidad.

Actualmente trabaja seis horas diarias, en las cuales visita 4 o 5 restaurantes y algunos camiones y leva a su casa un promedio de 250 pesos. No obstante, antes de la contingencia sanitaria, visitaba 10 restaurantes al día y ganaba entre 450 y 500 pesos.

Mencionó que todo eso cambió porque algunos lugares donde tocaba, quebraron, además de que por las medidas sanitarias no dejan trabajar a los músicos, los transportistas no les permiten subir a tocar en los camiones y existen otros músicos que a veces llegan primero.

Para complementar sus ingresos tiene otro trabajo que consiste en elaborar cocinas integrales de mármol, sin embargo, no es constante, por lo que la música le aporta la mayor parte, Oswaldo Ortiz realiza contrataciones en el número 22-28-05-73-23.

Lo que ganan es para mercancía

Propietarios de Jugos y cocteles “El Pollo” iniciaron su negocio hace 5 años. Trabajan de las 6 de la mañana a las 12 del día de lunes a domingo, y venden mil 500 pesos al día.

De ese dinero, utilizan mil pesos para reponer los ingredientes con los que preparan los jugos, cocteles, gelatinas y tortas que venden, por lo que en promedio tienen una ganancia de 500 pesos.

El negocio se ubica en la esquina de la Avenida San Manuel y 14 sur y es su única fuente de ingresos, pues durante las tardes organizan todo lo que se necesita para el otro día, pero comentaron que, si hubieran tenido la oportunidad, ejercerían una profesión.

En un puesto de periódicos y revistas se gana entre 20 y 60 pesos al día, pues a cada producto se le gana en promedio 20 o 30 por ciento de su precio y se vende muy poco.

Un puesto se encuentra abierto 12 horas, de 8 de la mañana a 8 de la noche, su dueño, comentó en el anonimato que lleva 62 años en el negocio y antes de la pandemia vendía 50 periódicos al día.

Este giro se vio afectado incluso antes de la contingencia sanitaria debido a que la información se ha digitalizado, pues comentó que antes de que existieran las computadoras se vendían 300 periódicos al día como mínimo, y eso le permitía tener un mejor nivel de vida.

Caen ventas hasta 50%

El dueño de Súper Tortas Gigantes “El Güero” lleva seis años con este negocio en la ciudad de Puebla y de él dependen su esposa y su hija pequeña.

Antes de dedicarse al sector de los alimentos, quiso estudiar mecánica, pues en el bachillerato ya había comenzado a aprender, sin embargo, por problemas familiares tuvo que abandonar sus estudios y dedicarse al comercio.

En 2021 vende entre 40 y 50 tortas al día, de las cuales la más barata tiene un precio de 38 pesos, por lo que tiene ingresos de unos 2 mil pesos, de los cuales, utiliza mil 400 pesos para reponer sus ingredientes y gana unos 600 pesos.

Antes de la pandemia, vendía hasta 100 tortas diarias, así que por ventas obtenía hasta 5 mil pesos y ganaba unos 2 mil, no obstante, de ese dinero tuvo que pagar 500 pesos a la semana por uso de suelo.

Aunque reconoció que sí le alcanza para cubrir sus necesidades y las de su familia, dijo que tiene que evitar lujos y “estirar” el dinero.