A pesar de las protestas de los distribuidores en el Valle de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador, descartó retirar los precios máximos para la venta de gas LP, pues aseguró que "el gobierno no será rehén de quienes buscan aprovecharse".

Durante su conferencia matutina, López Obrador reiteró que se implementarán tres medidas para garantizar el abasto de gas LP, las cuales son:

·         Denuncia por negar el servicio.

·         Resguardo por parte de la Guardia Nacional.

·         Protección para distribuir en las colonias.

Así mismo, el Presidente aseguró que el tope a los precios de venta es una medida de emergencia y transitoria, que estará vigente hasta que se establezca un equilibrio en la venta del gas, y anunció que los precios máximos se revisarán semanalmente.

"Algunos responden con estas protestas, queriendo apostar a que van a doblegar al Estado ¡pues no! Ya pasamos la experiencia del huachicol y nos ahorramos, no vamos a ser rehenes de quienes buscan provecho personal, se va a hacer paro y se quita precio máximo, ¡no! Son medidas en beneficio de la gente", dijo el mandatario.

López Obrador comentó que un ejemplo de estos casos es el combate al huachicol, con lo cual aseguró que el gobierno se ha ahorrado 74 mil barriles que se robaban diariamente y se compraron 650 pipas para abastecer las gasolineras.

"Algo parecido se va a hacer ahora, si es necesario, 157 mil 330 millones de pesos de ahorro, diario 164 millones de pesos. Así es como se está financiando, combatiendo la corrupción y no gobernando con lujos y extravagancias”.

Finalmente. hizo énfasis en que la decisión de precios máximos, no es arbitraria, pues para ello se hace un análisis, aunque los distribuidores quieran seguir cobrando más. Por lo que espera la resolución de las tres comisiones que integró, las cuales tienen como objetivo: cómo abastecer, medidas legales y ofrecer apoyo con Guardia Nacional al abasto.