Los hogares más pobres de México han sorteado la pandemia gracias a los programas sociales, las pensiones y las remesas, según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2020 (ENIGH) del Inegi.

De acuerdo con la encuesta, el ingreso promedio de los hogares cayó 5.8% real entre 2018 y 2020, pero  el 10% de la población con menores ingresos reportó un aumento de 1.3% real en su ingreso por hogar.

Édgar Vielma, director general de Estadísticas Sociodemográficas del Inegi, destacó el alza de las transferencias de 8.3% real en dicho periodo; el ingreso por programas gubernamentales creció 50.4% real y 15.1% el de pensiones. En suma, los ingresos por transferencias representaron 31.7% de los ingresos de los hogares más pobres.

A pesar de la caída de 12.9% real en el gasto de los hogares, debido a la pandemia el rubro donde más se incrementó fue salud, con 40.5% real. Los rubros con más ajuste a la baja fueron educación y esparcimiento, con 44.8 por ciento.

La ENIGH reveló que en 22 estados se redujo el ingreso promedio de los hogares. Las más afectadas fueron Quintana Roo, con un desplome de 23.7% real entre 2018 y 2020, la Ciudad de México con 20.5%, y Jalisco con 14.1 por ciento.

Vielma agregó que el ingreso del decil uno no cayó porque las zonas rurales lograron sostener sus ingresos, y porque hubo hogares de otros deciles que cayeron al uno por causa de la pandemia, según una información del diario Excelsior.