La compañía Indicadores SC, afiliada a la AMAI, realizó entrevistas a 600 personas, 50 por ciento de ellos ex alumnos, para conocer la percepción de la ciudadanía por el tema del conflicto legal de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

La encuesta de la firma de Elías Aguilar, reveló que el 77 por ciento de los ex alumnos de la comunidad universitaria consideraron que la toma del campus se hizo en un procedimiento no apegado a la legalidad.

De acuerdo a los resultados el 79 por ciento de la población en general no tiene conocimiento del litigio que enfrenta la familia Jenkins.

La Junta para el Cuidado de las Instituciones de Beneficencia Privada, del gobierno de Miguel Barbosa Huerta, nombró el 29 julio a un nuevo patronato ante una presunta orden judicial federal por el conflicto legal que implica a la familia Jenkins.

Para tomar el cargo se implementó un operativo con policías estatales, quienes por una semana estuvieron resguardando el campus de San Andrés Cholula.

Ven intromisión de Barbosa

La encuesta reveló que el 43 por ciento de los exalumnos señalaron que no había justificación en la toma de las instalaciones primero porque no hubo sustento jurídico (29.3%), hubo violación al estado de derecho (24.4%) y una venganza política de parte del gobernador Miguel Barbosa (20.1%).

En tanto, el 64.5 por ciento consideró que el mandatario Luis Miguel Barbosa está detrás de los problemas de la UDLAP.

El 26 por ciento opina que debe intervenir el gobernador y el 64 por ciento que el debate legal sólo sea atendido por la familia Jenkins.

Los ex alumnos califican de negativo la actuación de Luis Miguel Barbosa con 64.5 por ciento y 12.5 por ciento de manera positiva.

Adicionalmente, el 52.5 por ciento reportó que la Junta para el Cuidado de las Instituciones de Asistencia Privada nombró un nuevo patronato sin tener un argumento válido.

El 40 por ciento reprobó la designación de Armando Ríos Piter como rector de la UDLAP. además de que el 72.5 por ciento no conoce.

Desprestigio a la universidad

El 84 por ciento de los ex alumnos consideró que los conflictos internos de la UDLAP están afectando el prestigio de la universidad.

Destacaron que denotan mala imagen (22%), mala reputación (17.9%), los percibirán como conflictivos (14.9%) y se habla mal de la universidad (14.3%).

En tanto, el 73.5 por ciento consideró positivo que se restituyó al patronato de la UDLAP y ratificó a Luis Ernesto Derbez como rector.

Finalmente señalan que, como egresado, en su vida profesional, el conflicto legal en la universidad afecta: en la carta de presentación laboral (27.3%), en el prestigio académico (24.8%) y peso de la institución en la empresa (14.6%).