Autoridades poblanas acumulan tres expedientes de queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos por detenciones arbitrarias, incluido un señalamiento en contra del gobernador del estado, Luis Miguel Barbosa Huerta.

Las detenciones arbitrarias ocurren “cuando una autoridad o policía detiene a una persona sin fundamento en la ley, sin seguir procedimientos, o violentando el ejercicio de sus derechos humanos” de acuerdo con el “Kit de resistencia en contra de detenciones arbitrarias” realizado por la organización Gente diversa de Baja California A.C.

De enero a junio de este año, el Sistema Nacional de Alerta de Violación a los Derechos Humanos registró 123 expedientes de quejas por detenciones arbitrarias en el país y tres de estas fueron en contra de servidores públicos de la entidad poblana.

En el reporte se indica que uno de los expedientes se inició contra el mandatario estatal, otro contra la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Puebla y uno más contra la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE).

En ninguno de los tres casos se dan detalles sobre los expedientes de las quejas, pero tampoco aparecen como casos concluidos, a diferencia de otros en donde sí se detalla que ya terminaron.

Desde junio de este año Rogelio López Maya fue nombrado secretario de seguridad pública en Puebla, previamente fue encargado de despacho tras la salida de Raciel López Salazar, quien fue señalado de diversas irregularidades.

Mientras que el titular de la FGE es Gilberto Higuera Bernal, quien fue designado en febrero de 2020 por un periodo de siete años, previamente fue encargado de despacho tras la salida de Víctor Carrancá Borguet.

A nivel nacional, la Guardia Nacional es la autoridad que más quejas acumula por detenciones arbitrarias en el país, con 53. Los casos se presentaron en entidades como Chihuahua con 13 y Sonora con 6, en el primer semestre.

Una detención arbitraria puede llevarse a cabo durante eventos masivos o en lugares solitarios, puede ocurrir en diversos horarios y escenarios que faciliten la acción de la autoridad violentando los derechos de la persona, según la asociación Gente diversa de Baja California.

Ante las detenciones arbitrarias la organización sugiere no resistirse, ni ejercer violencia, pero si se considera que están en peligro se puede pedir ayuda en voz alta diciendo su nombre en voz alta, además de denunciar el hecho ante las autoridades correspondientes.

Foto laorquesta.mx