Los juegos de la esperanza.

No hay fecha que no llegue ni plazo que no se cumpla, aunque tenga que pasar un año después de lo previsto. La Ceremonia de Inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 tuvo lugar este viernes desde muy temprano en el tiempo de México con todas las delegaciones que participarán en esta justa reunidas en un solo lugar: el Estadio Olímpico de Tokio. Se trata de uno de los momentos más emotivos debido a la congregación efusiva de diferentes personas, edades, nacionalidades y orígenes que evocan la unidad, aun cuando el mundo se encuentra socialmente distanciado debido a una pandemia que no ha logrado erradicarse.

La justa de Tokio 2020 muy probablemente se gane un lugar especial dentro de la historia por ser la única que se realice durante la pandemia de Covid-19, uno de los mayores retos para la humanidad que ha demostrado nada menos que nuestra vulnerabilidad y capacidad de reacción ante la adversidad.

Bajo el lema ‘Unidos por la emoción’, la inauguración inició con un espectáculo aéreo impulsado por el grupo de vuelo acrobático Blue Impulse, quienes sobrevolaron los aires de Tokio para dibujar en el cielo los aros olímpicos, la primera llamada de lo que se avecinaba.

En total pasaron mil 812 días desde que el exatleta brasileño, Vanderlei de Lima, encendió por última vez el pebetero olímpico en la justa de Río 2016. Para esta ocasión, el relevo de la antorcha olímpica finalizó en una ceremonia desarrollada a puerta cerrada, horas antes de la inauguración. En ese momento también Google se unió al festejo y dedicó un ‘Doodle’ que consta de un juego en 16 bits inspirado en el manga nipón.

Los mensajes también llegaron desde muy temprano por parte del astronauta francés Thomas Pasquet, quien se encuentra en la Estación Espacial Internacional, y el cantante Alejandro Sanz, quien dedicó unas palabras para las y los competidores.

 

Con la cuenta regresiva en ceros, la inauguración comenzó de luces apagadas y la presentación de un video que evocó algunos de los momentos que transcurrieron desde que Japón fue elegido como sede olímpica, hasta el día de hoy. Más tarde, un grupo de bailarines se coordinaron al ritmo de la música y los acordes del samisen, un instrumento musical japonés que también se hizo presente. Casi a la par, la bandera japonesa ondeó en lo más alto para dar fe del inicio, para luego dejar espacio a un minuto de silencio por aquellas y aquellas que ya no están con nosotros debido al Covid-19.

 

 

 

Llegó la hora para una representación con cientos de bailarines que construyen varias cajas de madera, algo que representa el legado y los inicios de esta nación, aunque de esa madera también se construyeron los Anillos Olímpicos que comenzaron a entrelazarse mientras los bailarines se encontraban a su alrededor. Cabe decir que la madera utilizada para hacerlos proviene de árboles cultivados a partir de semillas traídas por atletas internacionales la última vez que Tokio fue sede de los Juegos Olímpicos.

Uno de los momentos más esperados en esta gala es el desfile de las delegaciones que caminan hacia el centro del inmueble. En esta ocasión se presentaron por orden alfabético y con la particularidad de que Rusia se presentó como un Comité Olímpico y sin su bandera tradicional.

A las 8:20 am hizo su presentación la delegación mexicana encabezada por el clavadista Rommel Pacheco y la golfista Gabriela López, quienes fungieron como abanderados nacionales. Los aztecas lucieron sobre la pista unos trajes realizados por artesanos del Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, quienes bordaron el traje olímpico con solapas distintas, símbolo de la autenticidad en cada deportista y nación. Cabe decir que la delegación tricolor fue una de las más abultadas respecto a los contingentes latinoamericanos.

 

Ceremonia llena de emotividad

Al finalizar la presentación de contingentes dio paso el momento del juramento olímpico. Para estos juegos de Tokio 2020, los organizadores se tomaron la libertad de subrayar la importancia en cuanto a la solidaridad, la inclusión, la no discriminación y la igualdad.

Con la mítica canción ‘Imagine’ de John Lennon, reproducida en todo el mundo por su emotividad, el Estadio nipón resonó acompañado por la voz de cantantes internacionales, además de un espectáculo de drones que tomaron la forma del mundo y adornaron lo más alto del recinto.

Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), fue el encargado de iniciar el discurso de inauguración de los Juegos, donde se recordó que a pesar de la pandemia el mundo se ha ingeniado estrategias para seguir adelante, con la esperanza que todo pueda mejorar. “Necesitamos solidaridad”, fueron las palabras del COI, “solidaridad es nuestro compromiso”, dijo. Más tarde, los juegos fueron declarados oficialmente inaugurados.

Uno de los momentos más emotivos fue la llegada de la bandera olímpica en manos de distintos atletas internacionales, además del himno representativo de la justa. Más adelante hubo una representación pictográfica de cada disciplina; los pictogramas nacieron en la justa de Tokio, pero de 1964.

Para Japón, contar con una atleta de la talla de Naomi Osaka, segunda mejor tenista del mundo de acuerdo con el Ranking de la WTA, no pudo pasar desapercibido y fue precisamente ella quien se encargó de encender el pebetero. Fue aquí donde finalizó el viaje que hizo la Antorcha Olímpica por 47 prefecturas japonesas, para que finalmente iluminara de esperanza el Estadio Nacional y declara la apertura de la justa internacional.

 

Sigue en e-consulta la cobertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020:

 

Foto: Twitter