Al menos 120 personas han muerto en Alemania y Bélgica a causa de las descomunales lluvias que provocaron el desborde de ríos, los cuales arrasaron casas, vehículos y causaron graves inundaciones.

Según informes de la policía local, hasta este viernes la mayoría de las muertes se han registrado en Alemania, dónde se han registrado más de 120, así como más de 1.000 desaparecidos.

Los estados de Renania-Palatinado y Renania del Norte-Westfalia, limítrofes con Bélgica, han sido los más afectados, con edificios y automóviles arrasados por los torrenciales aguaceros.

En el lado belga, al menos otras seis personas han muerto. Las autoridades de Lieja, en el este del país, han instado a todos sus residentes a evacuar la ciudad.

En el distrito de Ahrweiler de Renania-Palatinado, al menos 19 personas murieron, después de que el río Ahr se desbordara.

Estos incidentes son consecuencia de los niveles récord de lluvia que Europa occidental ha experimentado en los últimos días y que han provocado que algunos de los principales ríos de la región se desborden.

Los Países Bajos también se han visto gravemente afectados. En la provincia sureña de Limburgo las aguas han arruinado un gran número de casas y varias residencias de ancianos han tenido que ser evacuadas.

Malu Dreyer, gobernante del estado alemán de Renania-Palatinado, ha descrito la inundación como "catastrófica".

"Hay muertos, desaparecidos y mucha gente todavía en peligro. Todos nuestros servicios de emergencia están en acción permanente, arriesgando sus propias vidas". aseguró.

Helicópteros de la policía y cientos de soldados han sido desplegados en algunas áreas para ayudar a los residentes varados. De acuerdo con la policía, decenas de personas esperaban en los tejados de sus casas mientras eran rescatadas.