La primer Legislatura encabezada por Morena y sus aliados dejará el Congreso de Puebla sin despenalizar el aborto ni aprobar la Ley en Materia de Desaparición de Personas.

Al concluir el periodo ordinario de sesiones, se descartó un periodo extraordinario para abordar ambos temas, a pesar de que son una demanda de organizaciones civiles que protestaron este jueves.

La diputada Nora Merino Escamilla, de Morena, presidenta de la Junta de Gobierno del Poder Legislativo sentenció que ya no se prevé aprobar ninguna ley o reforma antes del 14 de septiembre, cuando concluirá la LX Legislatura.

En entrevista ante las protestas de familiares de personas desaparecidas, la legisladora del distrito 10 de Puebla capital se deslindó del asunto al afirmar que la aprobación sólo depende de la Comisión de Procuración y Administración de Justicia, que encabeza María del Carmen Cabrera Camacho, del PT, también presidenta de la Mesa Directiva.

A pesar de que la iniciativa de ley cumplió este día un año congelada, negó que se evada el tema o se espere el aval del gobernador Miguel Barbosa Huerta, quien hoy insistió que enviará su propia iniciativa.

Como no se ha recibido la del mandatario y no hay fecha para la aprobación de la iniciativa que ya existe, dejó claro que por ahora no se prevé una sesión extraordinaria e incluso el tema podría heredarse a la próxima Legislatura, de la cual también formará parte tras ganar la reelección.

La iniciativa “congelada” que presentó la diputada Estefanía Rodríguez Sandoval, de Morena, fue elaborada por familiares de víctimas y el Instituto de Derechos Humanos “Ignacio Ellacuría” (IDHIE), de la Universidad Iberoamericana, por lo que en la protesta de este día La Voz de los Desaparecidos exigió no imponer una iniciativa “de escritorio”, como calificó a la que presentará Barbosa Huerta.

Tampoco despenalización del aborto

Merino Escamilla usó argumentos similares para las reformas sobre la despenalización del aborto, pues reiteró que las comisiones, entre ellas la de Cabrera Camacho, son quienes definirán cuándo se aprobará el tema.

Aunque negó que se obstaculice el derecho al aborto legal, reclamó que el tema ha “polarizado” a la sociedad y se ha utilizado por actores políticos para descalificar a la presente Legislatura.

Incluso se dijo víctima de “amenazas” de activistas, que supuestamente la han presionado para que se ponga a discusión el tema.

Quieren consultar a hombres

En entrevista por separado Cabrera Camacho por primera vez reconoció que no está de acuerdo con despenalizar la interrupción del embarazo, pues reclamó que “solo un grupo” lo exige sin tomar en cuenta a todas las mujeres y tampoco a los hombres.

La legisladora pidió “escuchar a los hombres” con el argumento de que tienen derecho a la paternidad y a decidir si quieren que nazcan sus hijos.

Argumentó que por ser de Zacatlán conoce a mujeres de la Sierra Norte de Puebla que también condenan el aborto y no están siendo escuchadas, por lo que pidió “sentarse y dialogar” sobre el tema, aunque apenas en abril se realizó un parlamento abierto.

En tanto, feministas protestaron este jueves para exigir la despenalización, pero no lograron llegar al Congreso local porque las retuvieron granaderos de la Policía Estatal en la esquina de la 16 de Septiembre y la 3 Poniente.

Desde ahí se manifestaron y colocaron en la calle fotografías de quienes integran la LX Legislatura, pintaron sus rostros como payasos y les colocaron la frase “desaparecido” o “desaparecida”, para reclamar que incumplieron los compromisos pactados con feministas, tras el plantón que realizaron en el Congreso a finales del año 2020.